• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

El 'Corredor Mediterráneo', listo en 2023

Julio Gómez-Pomar aseguró, durante el encuentro organizado por EXPANSIÓN, que en cinco años estará terminado el corredor ferroviario del Mediterráneo entre Almería y la frontera francesa.

​El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, aseguró ayer que en 2023 estará terminado el corredor ferroviario del Mediterráneo entre Almería y la frontera francesa, y destacó que el grado de ejecución se sitúa en el 90% en Cataluña y que, en el conjunto de la infraestructura, se encuentra al 60%. El alto cargo del Ministerio de Fomento cifró en 14.000 millones la inversión ya ejecutada, mientras que situó en 23.000 millones el importe global que requerirá el Corredor Mediterráneo hasta que se culmine.

Gómez-Pomar recordó que en los Presupuestos del Estado, aprobados en el Congreso la semana pasada, se incluyen 923 millones para obras del Corredor por el litoral, un 23% más que en 2017, y apuntó que “en los próximos meses” se licitarán 17 proyectos por 2.100 millones, según explicó durante su intervención en quinto encuentro 'Corredor Mediterráneo', organizado por EXPANSIÓN y patrocinado por Banco Sabadell y Osborne Clarke.

El tramo que va más atrasado es el que comunica Murcia y Almería, donde ni siquiera existen vías. “Hay siete proyectos de la plataforma que se licitarán pronto”, afirmó. En el caso de la llegada del AVE a Murcia, donde existe una gran oposición vecinal porque las vías seguirán fragmentando la ciudad, recordó que en septiembre comenzarán las pruebas.

En Cataluña, quedan por adjudicar por 80 millones las obras del punto más conflictivo, entre Castellbisbal y Martorell, en Barcelona, que permitirán sacar por ancho internacional las mercancías del Puerto de Tarragona. En cuanto al tramo entre Tarragona y Vandellòs, donde Adif invierte más de 600 millones en una nueva circunvalación para eliminar el cuello de botella que queda entre Barcelona y Valencia, las pruebas comenzaron en diciembre y la explotación comercial se realizará “lo antes posible”.

Los representantes de los gobiernos de Cataluña y Valencia no compartieron el calendario que formuló ayer Gómez-Pomar (ver información adjunta), mientras que la de Murcia se felicitó porque la conexión con Almería está encarrilada.

En la Comunidad Valenciana, una de las principales críticas consiste en que se ha puesto en marcha el AVE a Castellón y estos trenes sólo pueden circular por una de las dos vías (la única que se ha adaptado al ancho internacional con un tercer hilo). Además, en Valencia la estación provisional funciona como un cul-de-sac y se espera la construcción de un túnel pasante. Gómez- Pomar reconoció que el Corredor Mediterráneo tiene una circulación “muy densa” y aseguró que el eje se “descongestionará” cuando, más adelante, se construyan una nueva plataforma entre Castellón y Valencia y el citado túnel en la capital valenciana.

Gómez-Pomar criticó a Francia porque la movilidad “se ve truncada al llegar a la frontera” y pidió a la UE que “presione” al país vecino para que los pasajeros y las mercancías puedan llegar más fácilmente no sólo a Francia, sino al resto del continente.