• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Radio MARCA con La Roja en alta mar

El equipo de periodistas de 'Marcador' ha vivido desde el Mediterráneo el pase de la Selección Española a los octavos de final de la Copa del Mundo de Rusia 2018.

​En el mundo económico hay una tontería llamada ‘Del Más Tonto’. Según los economistas un inversor es el más tonto cuando compra un bien o servicio a un precio alto pero espera a su vez que haya otro más ‘tonto’ que pague un precio aún más alto. Cuando se trata de innovar en todos los aspectos en la vida siempre ocurre lo mismo: hay alguien que se arriesga, que puede tener un mal resultado. Pero a la vez también se trata de un pionero que arranca el camino para cambiar la historia. Y ese es precisamente nuestro objetivo en Radio MARCA.

El equipo de 'Marcador' ha vivido desde el Mediterráneo el pase de la Selección Española a los octavos de final de la Copa del Mundo de Rusia 2018. Más de 2700 personas vibraron, sufrieron y respiraron después con una selección a la que Marruecos plantó cara en su última aparición en este Mundial. Y para que todos ellos disfruten, muchas otras personas tienen que esforzarse y trabajar a su servicio: los empleados del Sovereign de Pullmantur, y los compañeros de Radio MARCA.

Cuando el equipo de Radio MARCA llegó al Sovereign de Pullmantur no tuvo tiempo de pasar ni por los camarotes. A lo más alto, última planta y coordinación para tenerlo todo listo. Mientras todo sucedía, los teléfonos echaban humo y David Fernández no dejaba de repasar los números, consultar onces e informar de las previsiones de una jornada que se preveía emocionante. Entre todo aquello una voz preguntó: “¿Pero España es buena?”; “Hombre, Campeones del Mundo en 2010” le dijo él a ella. Unas plantas más abajo hay un chef que prepara la cena, se apellida Amaro y es portugués “Cristiano va a ser el mejor del Mundial en esta edición”. Cocina muy bien, como analista futbolístico no tiene precio. Los nervios y la tensión no dieron tregua hasta el pitido final.