• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Nace Foro España para defender la Constitución

Esta asociación ha sido creada por un grupo de ciudadanos en el que se incluyen destacados empresarios, abogados y periodistas, como el director adjunto del diario EXPANSIÓN, Martí Saballs.

El desafío lanzado por el secesionismo ha provocado una reacción civil de la sociedad española. Un grupo de ciudadanos –en el que se incluyen destacados empresarios, abogados y periodistas– ha creado la asociación Foro España en defensa de los valores de unidad y solidaridad recogidos en la Constitución, que han sido puestos en cuestión como consecuencia de los últimos acontecimientos en Cataluña.

Durante el acto de presentación celebrado ayer en el Club Siglo XXI de Madrid, el presidente de este nuevo Foro, el ex ministro de UCD Salvador Sánchez-Terán apelaba a “la solidaridad” como un valor fundamental para recuperar la concordia tanto entre ciudadanos como entre las comunidades autónomas. La asociación, explicaba, surge para defender este principio en un momento en el que “la sociedad española se enfrenta a retos fundamentales para su convivencia”.

“Queremos contribuir a la defensa de la sociedad española. Debemos hacer de este país una sociedad modélica y avanzada en la Unión Europea”, profundizaba Mariano Gomá, vicepresidente del Foro. Durante su intervención, el también presidente de Sociedad Civil Catalana, reivindicó que se debe “pronunciar sin pudor y con orgullo el nombre de nuestra nación”. “España es una de las pocas naciones sin las que no se puede entender la historia universal, por lo que no podemos permitir que sea denigrada por los delirios secesionistas”, añadía.

En este mismo acto, el director adjunto de EXPANSIÓN, Martí Saballs, recordó la importancia que tuvo la movilización civil de la sociedad catalana no nacionalista el pasado octubre, en contraste con un Estado que anteriormente “abdicó” de sus funciones en Cataluña. “El 8 de octubre, los independentistas se dieron cuenta de que no eran un sol poble. Somos muchos los catalanes no independentistas”, aseveraba. También defendió la aplicación del artículo 155, que muchos catalanes agradecieron porque “paró lo que podía haber sido un gran desastre”.

Un mensaje similar lanzó el ex presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, que retrataba al nacionalismo catalán como “una ideología antirracionalista y tolerada sucesivamente por los distintos Gobiernos españoles”. Para combatir esta “homeopatía nacionalista”, explicaba, hay que apelar a “la racionalidad” que permita desmontar los argumentos de los secesionistas.

La trascendencia de esta “batalla cultural” centró también buena parte de la intervención de Isabel Benjumea, directora de la Red Floridablanca, que recordó la complicidad actual del PSOE con “los que pretenden subvertir el orden constitucional de libertades que nos dimos en 1978”. Ahora, afirmaba, “no es el momento de la frustración, ni de la desidia, ni de la indolencia”. En lugar de ello, defendía que la sociedad civil debe ser “permanente respaldo” para “aquellos españoles que lo pasan mal en Cataluña, País Vasco y Valencia”.

Por último, el diplomático y ensayista Juan Claudio De Ramón recordó que España combina “una de las tradiciones culturales más vastas y profundas de la cultura occidental” con “una de las mejores democracias actuales, según los parámetros objetivos”. Frente a la crisis catalana, defendía la necesidad de un “liderazgo transformador” que permita evitar “la ola de escepeticismo” que invadiría a toda Europa si fracasara el proyecto nacional español.