• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Así fue el rodaje de 'El reino' en EL MUNDO

El último largometraje de Rodrigo Sorogoyen, que se ha estrenado esta semana en San Sebastián, fue en parte rodada en la redacción de EL MUNDO y en el garaje de la Avenida de San Luis.

​Por Diego Rodríguez 
 
Un viernes de julio del año pasado, en un gesto que es poco habitual o al menos no tan descarado, un político entra cabreado en la redacción de EL MUNDO en Madrid. Avanza embolado entre las mesas y se mete en el despacho del director del periódico. Tras una conversación ilegible de unos minutos vuelve a salir y el director, contagiado de mala leche, pega un par de gritos. Lo excepcional de la situación es que el político es el actor Antonio de la Torre.
 
Se está rodando El reino, el último largometraje firmado por Rodrigo Sorogoyen presentado esta semana en el Festival de San Sebastián y parte de cuyo rodaje tuvo lugar en la redacción y en el garaje de la Avenida de San Luis. En él, De la Torre interpreta al vicesecretario autonómico de un partido que, con la vista puesta en la política nacional, servirá de cabeza de turco para el resto de untados.  
 
Desde por la mañana, todo está patas arriba. Varios camiones con vestuario, equipo y comida están en la entrada, la redacción se llena de plantas, se quitan los logos de EL MUNDO y en las paredes se cuelgan recortes de periódico por si la redacción no es suficiente redacción. Los periodistas, los de verdad, sortean cables para sacar el periódico del día siguiente y -"Silencio, se rueda"- el barullo habitual cambia por otro y se habla de trabajo en voz baja, como si estuviera mal visto. 
 
En el garaje el ambiente es similar. De nuevo De la Torre cabreado, esta vez con el actor Nacho Fresneda, que ha cambiado sus cigarros de liar por unos Marlboro acordes a su estatus en la ficción. Se ve la tensión y la mano del director de Que Dios nos perdone, Sorogoyen, que en la distancia niega con la cabeza porque no le convence la toma. Un par de bromas, se espera porque va a pasar un coche ajeno y otra vez a cabrearse, y otra, y otra y es cierto que por lo general un rodaje es aburrido. 
 
Tras una buena acogida en San Sebastián, El reino llega este viernes a los cines. Con la corrupción al pie del titular, busca posarse en el lado más humano de los corruptos, en sus porqués, chulerías y arrepentimientos bajo el eslogan de que caen los reyes, pero los reinos siguen en pie.