• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Por un cáncer de mama sin estrés añadido

Expertas de diferentes ámbitos analizaron la forma en la que debe abordarse esta enfermedad en un encuentro organizado por YO DONA y DIARIO MÉDICO con la colaboración de Novartis.

​Desde el momento en que a una mujer se le diagnostica cáncer de mama, su vida y la de su familia se trastocan por completo. La manera en que la paciente recibe esa información es tan importante que, a juicio de Fátima Castaño, psicooncóloga de la Unidad de Patología de la Mama de la Fundación Tejerina y de Qualita Psicología, va a determinar la forma en que se enfrente a la enfermedad: «El diagnóstico tiene que transmitirse de una manera que dé tranquilidad, seguridad y confianza. El profesional que comunique esa primera noticia debe hacerlo de la mejor manera posible y de forma progresiva, dando opciones de tratamiento y valorando si la mujer necesita más información o no. Si la noticia supone un shock, la paciente comenzará un periplo de segundas opiniones». Por eso Castaño recomienda incluir personal de apoyo en todos los hospitales.
 
Para Eduvigis Romero, expaciente y voluntaria en la Federación Española de Cáncer de Mama (Fecma), «esa ayuda y la que realizan luego las asociaciones son fundamentales, porque cuando el médico te dice lo que tienes no lo oyes, te enteras luego, cuando acudes a una asociación y te lo explican». Romero padeció un cáncer de mama hace 18 años y ahora, con 75, dedica parte de su tiempo a ayudar a otras que estén viviendo lo mismo que ella pasó. Cada año, alrededor de 26.000 mujeres reciben en España la noticia de que tienen cáncer de mama, «un diagnóstico que nunca es bienvenido y mucho menos esperado », dice la doctora Eva Ciruelos, coordinadora de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital 12 de Octubre de Madrid y de la Unidad de Cáncer de Mama de Hospitales HM Madrid, y presidenta del grupo de investigación de cáncer de mama SOLTI. «Pero hay que encajarlo, y para lograrlo debemos trabajar de manera integrada. Y no me refiero a los equipos multidisciplinares que ya funcionan en los centros, sino a todos: medios de comunicación, médicos, psicólogos, investigadores, asociaciones de pacientes…», continúa. 
 
La doctora Noelia Martínez Jáñez, oncóloga médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y miembro de la Junta Directiva del Grupo de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), hace hincapié en el reto social que supone esta enfermedad, «pero no solo el factor psicológico, sino el laboral y familiar. Generalmente, afecta a mujeres de mediana edad con hijos, sobrinos o nietos a su cargo que tienen muy poca ayuda en ese aspecto, que reciben quimioterapia y durante la siguiente semana no pueden cocinar porque no soportan el olor», afirma. Más allá de los retos, «debemos congratularnos del nivel de la sanidad en España», asegura la doctora Eva López, directora médica de Novartis Oncología, «la cualificación de nuestros profesionales es altísima y lo vemos en cualquier congreso internacional donde los investigadores españoles, especialmente en mama, tienen una relevancia enorme».
 
En este sentido, Eudivigis, propietaria de un restaurante que tuvo que cerrar cuando cayó enferma, apostilla: «Sí, nos curáis a la mayoría [las tasas de supervivencia cuando se detecta la enfermedad en sus primeros estadios se sitúan en el 85% en nuestro país], pero queda pendiente la atención más allá del tratamiento, que debe ser un complemento a la radioterapia y la quimioterapia, porque nos encontramos perdidas. El médico no te habla de sexualidad ni de los hijos, esos son temas que trabajamos desde la asociación. Lo bueno de las mujeres es que, cuando nos juntamos, nos contamos la vida».
 
Ciruelos está de acuerdo, pero reconoce que no disponen de tiempo suficiente en las consultas: «No puedes enterarte de lo que le pasa ni transmitir todo lo que quieres, así que o nos dan más tiempo o nos acompañamos de profesionales que refuercen nuestro trabajo». Son muchos los frentes que los oncólogos tratan de cubrir, y es importante hacerlo sin agobiar a la paciente, porque como advierte la psicooncóloga Fátima Castaño: «No se puede caer en el tienes que: tienes que poner una sonrisa, tienes que sentirte bien, tienes que hacer ejercicio, controlar la alimentación…
 
Es verdad que las pacientes tienen una responsabilidad en el tratamiento, pero están en un periodo de convalecencia y deben reposar, adaptarse poco a poco a la situación y no tomarse esas obligaciones que leen en todas partes como un estrés añadido, sino incluirlas en su día en día en la medida de sus capacidades». El encuentro finalizó reclamando más investigación por parte de todos: «Empresas, fundaciones, políticos… Es ridículo que España solo destine un 1,9% de su Producto Interior Bruto (PIB) a investigación», denunció Ciruelos.