• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Luca de Meo, en el foro de EXPANSIÓN

El presidente de Seat, ha exigido más esfuerzo de empresas y el Estado en I+D en la jornada ‘Una apuesta por el crecimiento’ organizada por el diario de Unidad Editorial.

El presidente de Seat, Luca de Meo, se mostró confiado ayer en que el fabricante de coches mantenga su "responsabilidad como locomotora de la transformación industrial" en el país y aseguró que la filial de Volkswagen "ayudará a que la industria española pueda tener el mismo éxito que en los últimos 25 años".

Es la respuesta que el directivo italiano dio sobre si Seat tiene previsto ensamblar automóviles eléctricos en su planta de Martorell (Barcelona) a medio o largo plazo. A corto plazo, no lo hará porque la multinacional alemana considera que no hay suficiente demanda y prevé centralizar los modelos 100% enchufables en Wolfsburgo (Alemania). "La industria española ha hecho un trabajo extraordinario, pero lo que valía hace dos décadas ahora no vale; necesitamos transformar", incidió.

Lo que dejó bien claro es que Seat se ha quedado como el "único centro de desarrollo del automóvil del sur de Europa". Seat tiene un departamento de I+D en Barcelona con mil empleados directos, más otras mil personas que dependen indirectamente.

De Meo participó en la jornada 'Una apuesta por el crecimiento', organizada por EXPANSIÓN, patrocinada por Vueling y con la colaboración de Fluidra y KPMG. El presidente de Seat advirtió del limitado desarrollo de la industria de las baterías –una pieza fundamental en el coche eléctrico– en Europa, en comparación con Japón, Corea o Estados Unidos, por ejemplo. Para no quedar rezagados en este y otros ámbitos, De Meo insistió en la necesidad de disparar la inversión en investigación y desarrollo, que en España apenas se sitúa en el 1,2% de PIB y en países como Suecia escala al 3%. "En Asia hay un plan muy claro con inversiones públicoprivadas; esto les va a dar una gran ventaja respecto a Europa, que tiene un problema en este sentido", afeó. El directivo sacó pecho de los 900 millones de euros (el 10% de los ingresos de Seat) que el pasado año destinó a I+D.

De hecho, De Meo apuntó que los productos que ofrezca la industria del motor se tendrán que "transformar" si se quiere cumplir con los requisitos ambientales que irá exigiendo la Unión Europea en varias fases hasta 2030. "Con la tecnología actual no vamos a ser capaces", subrayó.También defendió el papel de Seat en esta transformación y la apuesta que la firma hace por innovar, desde Barcelona, en conectividad. "Del resto [de áreas de investigación], que no nos van a dar un valor diferencial, podemos comprar la tecnología al grupo [VW]", agregó.

Inversiones

De Meo defendió la importancia de Barcelona y de España como destino de inversiones dentro del grupo. Primero, por la creación de un "ecosistema competitivo" en las últimas tres décadas que pueden competir con otros países de Europa con salarios más bajos.

Segundo, por la posición geográfica del país, que es "puente ideal" con Latinoamérica y el norte de África. Y tercero, por el capital humano de Barcelona que fomenta la "cooperación entre sectores y personas con talento", expuso.

Aunque puede dar la sensación de que el futuro pasa exclusivamente por los modelos eléctricos, Seat considera que las versiones de gas natural comprimido tienen mucho recorrido, sobre todo porque son menos contaminantes durante toda su vida (desde la fabricación de las piezas hasta que se achatarra), y de ahí los acuerdos que tiene con Naturgy y Madrileña del Gas. De Meo sostiene que falta desarrollar la red para repostar gas, ya que actualmente apenas existe medio centenar de puntos de recarga.