• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La información, clave contra el cáncer de mama

Solidaridad, avances, inquietudes, esperanza, investigación, dieta y redes sociales. Sobre estos pilares se desarrolló la ‘IX Jornada Viaje a través del cáncer de mama’, organizada por YO DONA.

​«No estáis solas». Con este mensaje, la directora de YO DONA, Marta Michel, inauguraba esta jornada y daba la bienvenida a un auditorio integrado mayoritariamente por mujeres que han padecido o están en alguna de las fases de esta enfermedad. «El momento del diagnóstico, el tratamiento y el proceso de la enfermedad es duro, e imagino que conlleva cierto grado de soledad, pero tenéis que saber que no solo los equipos médicos, sino también los medios de comunicación y la sociedad están con vosotras», aseguró. Junto a ella, la doctora Laura García.

Estévez, coordinadora técnica de la jornada y directora de la Unidad de Tumores de Mama del MD Anderson Cancer Center de Madrid, explicó la importancia de esta jornada, patrocinada por Lilly y Solán de Cabras y con la colaboración de Bard, La Roche-Posay, Palex, Pfizer y MD Anderson Center de Madrid: «Es una manera de poner nuestro granito de arena en el apoyo a la investigación para llegar a cronificar o, mejor aún, erradicar, el cáncer de mama en el mundo».

Sobre la importancia de la información se habló en la primera mesa, moderada por las doctoras Isabel Calvo y Natalia Carballo, y planteada como una charla interactiva en la que el público podía intervenir para preguntar, comentar o exponer cualquier cuestión. Una de las que mayor debate suscitó fue el uso de la resonancia magnética frente a la mamografía y la ecografía en las revisiones de pacientes que han tenido cáncer. La doctora Silvia Pérez, radióloga del MD Anderson Cancer Center, explicó que «es una prueba más sensible y detecta mayor número de tumores que las otras. No es necesario hacerla por sistema, salvo en el caso de mujeres con factores de riesgo».

Por su parte, la doctora Ana Lluch, jefa de Oncología Médica del Hospital Clínico de Valencia, comentó los avances recientes, señalando que «sin un buen diagnóstico no puede haber un buen tratamiento. Tras recordar que hay distintos subtipos de cáncer de mama, explicó que los luminales se van a ver beneficiados con «el tratamiento por inhibición de ciclinas, que detiene la proliferación del ciclo celular y duplica el beneficio de la terapéutica clásica. En el caso de los tumores triple negativo que, además, son BRCA1 y BRCA2, para los que hasta ahora no había más que quimio, pueden empezar a beneficiarse de una nueva terapia, los inhibidores de PARP». Y sobre si la inmunoterapia se usará en el cáncer de mama, igual que se hace con otros tumores, la doctora Lluch respondió que «ya se están beneficiando de ella algunas pacientes con triple negativo».

Mucho se debatió también sobre la cirugía. ¿Ha de ser radical, conservadora o profiláctica? «Estamos sorprendidos. Se ha comprobado que el resultado de conservar la mama es idéntico al de la mastectomía, pero es cierto que el factor miedo es difícil de controlar y hay mujeres que piensan que si mantienen la mama tienen más riesgo de recidiva. Nuestra misión es explicar las opciones y transmitir tranquilidad», reconoció la doctora Gloria Ortega, cirujana del MD Anderson Cancer Center de Madrid. De igual opinión es la doctora María Fernández Cheregini, ginecóloga de este mismo centro: «Debemos, siempre que se pueda, intentar conservar el pecho. Forma parte de la mujer y ayuda a superar el trauma». Y en este sentido se habló de cómo han mejorado recientemente las técnicas de reconstrucción.

La segunda mesa, sobre mitos de la dieta y hábitos de vida en el cáncer de mama, estuvo moderada por las doctoras Yolanda Fernández y Laura García Estévez. En ella se abordó la importancia de una alimentación sana como estrategia de prevención, así como la relación entre la obesidad y esta enfermedad.

El mensaje clave fue que no existe una dieta anticáncer. Como señaló el doctor Ricardo Cubedo, oncólogo médico del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, «ningún alimento en sí mismo lo produce y ninguno lo evita».

Pero sí es cierto que hay pautas dietéticas saludables, como las expuestas por el doctor Iñaki Irastorza, gastroenterólogo y nutricionista pediátrico del Hospital Universitario Cruces de Vizcaya: «En principio, es mejor evitar las carnes procesadas y el alcohol. También es preferible el pescado y la carne de ave en lugar de la de mamífero. La base de la dieta deben ser los vegetales».

Algo en lo que coincide con Samantha Vallejo-Nágera, chef y dueña del catering Samantha de España, quien, tras reconocer que «hay una gorda dentro de mí», señaló que le gusta cuidarse y que hace «muchísimo deporte. Lo esencial es tomar el máximo posible de verduras. No son aburridas: hay que saber cocinarlas».

Entre los alimentos, el más debatido fue la soja. «Es indiferente. No es ni buena ni mala, por más que haya quien la defienda a muerte y quien la denoste», apuntó Ricardo Cubedo. E Iñaki Irastoza apostilló que, «haciendo un repaso de la literatura médica, vemos miles de artículos hablando de este tema y no hay evidencia alguna de que tenga un efecto pernicioso».

En la última charla, sobre si las redes sociales ayudan o confunden, se habló de la información que contiene internet y el uso que se hace de ella. Paz Rubio, periodista de RTVE y expaciente de cáncer de mama, contó que «tras el shock inicial y las infinitas dudas, decidí encarrilarlo con mi doctora y no mirar internet».Por su parte, Belén Canalejo, bloguera, experta en RRSS (@balamoda) y también expaciente, relató que ella «tuvo la necesidad de dar la cara» en su página y contar su enfermedad, su proceso. «Me sirvió de desahogo y sé que a otras personas también las ayudó», asegura.

«Las redes no son ni buenas ni malas, depende del uso que se haga de ellas», apuntó Silvano Guillamet, experto en media marketing y comunicación digital, «ahora bien, en el caso del cáncer hay que tener mucho cuidado porque la confusión es total. Puede ser interesante generar comunidades entre pacientes que pasan por un momento delicado, pero deberían estar  moderadas por profesionales».

Mucho se debatió sobre cómo puede afectar la información que aparece en las redes cuando uno ha enfermado. «En un momento tal de vulnerabilidad, queremos un abrazo, no desesperarnos leyendo lo mal que le ha ido a los demás», dijo Paz Rubio. Y esto propicia el auge de los vendedores de humo, como definió la doctora García Estévez a los gurús de las pseudoterapias. En este sentido, Guillamet expuso que «las mejores redes son tres: familia, amigos y equipo médico».

Una última cuestión: ¿se está abusando del mundo rosa? Paz Rubio cree que sí, que hay «demasiado márketing y marcas que se suben al carro». Pero Belén Canalejo lo ve de otra manera: «Sí, hay márketing y oportunismo, pero si al final se saca dinero para la investigación, resulta positivo».