• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Emprendimiento e innovación en Castilla y León

Durante el encuentro de EXPANSIÓN 'Nuevos modelos de crecimiento y sectores de futuro en Castilla y León', se destacó que la Comunidad confía en un modelo que concede protagonismo a la innovación empresarial.

​Con alrededor de 2,5 millones de habitantes, Castilla y León es la sexta comunidad autónoma más poblada de España y la octava con mayor PIB per cápita. Además, su tasa de paro ronda el 11%, por debajo de una media nacional que alcanza el 14,55%, según datos del INE correspondientes al tercer trimestre. 


Frente a las buenas perspectivas de crecimiento y sus destacadas infraestructuras y sistema educativo, la falta de un tejido productivo y empresarial robusto acarrea serias dificultades para la captación y la atracción de talento. 


De este modo, los agentes sociales, empresariales y políticos se fijan el objetivo de fortalecer el tejido productivo, favorecer la activación de iniciativas emprendedoras y adoptar un modelo integrador, sostenible y adaptado al futuro. Así lo señalaron los expertos en el encuentro Nuevos modelos de crecimiento y sectores de futuro en Castilla y León, que organizó EXPANSIÓN con el patrocinio de Unicaja. 


Modelo 


“En la Junta de Castilla y León apostamos de forma decidida por un modelo de crecimiento que consolide una economía más productiva, competitiva, innovadora, equilibrada, sostenible e inclusiva”, declaró Pilar del Olmo Moro, consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León. 


La representante autonómica incidió en que la política económica tiene que basarse en el diálogo y la colaboración entre el tejido empresarial y los demás actores económicos. Por ello, mostró su rechazo frontal a los planes diseñados por el Gobierno en materia de transición energética. 


“No entendemos que sus últimas decisiones ignoren la opinión de las comunidades autónomas y de los agentes económicos y sociales, porque imponen visiones que están castigando a sectores enteros, como el energético de Castilla y León”, aseguró Pilar del Olmo en la apertura de la jornada. Así, reclamó “una transición justa” para la región y, en particular, para sus habitantes. 


Acerca de los propósitos económicos que se marca la Junta, la consejera de Economía y Hacienda destacó que el principal objetivo pasa por “conseguir un desarrollo equilibrado de nuestro territorio”. Para lograrlo, añadió que una de las claves es convertirse en un entorno económico y político estable y favorable para las empresas. 


Asimismo, Castilla y León apuesta por el impulso al crecimiento de las entidades, puesto que “el tamaño de las empresas sí importa”. Junto con esto, la comunidad fomenta también la internacionalización y la innovación tecnológica. “Intentamos que las compañías hagan I+D+i, porque es el futuro”, dijo Pilar del Olmo, que recalcó que la Junta facilita líneas de apoyo para que las organizaciones mejoren su eficiencia en este aspecto. 


En cuanto a las distintas actividades económicas, la consejera subrayó que los sectores de futuro deben acompañar a aquellos más tradicionales. “La industria es el sector más importante para nuestra economía porque tiene capacidad de arrastre sobre los demás”, explicó. De la misma forma, acentuó la relevancia de la economía circular y la bioeconomía: “estos sectores han de convivir con los clásicos como la automoción, la agroalimentación y la construcción, el turismo o el comercio”.  


En resumen, “tratamos de ayudar en especial a aquellas actividades productivas que tienen mayor valor añadido y más recorrido tecnológico”, dijo Pilar del Olmo. En un repaso a los años previos, indicó que el modelo de crecimiento de Castilla y León no es el mismo que el vigente antes de la crisis financiera de 2008. Ahora, “el peso de los sectores industrial y servicios es mayor en la región, el aporte de la construcción es menor y la economía es más abierta”. 


Competitividad 


Por otra parte, destacados empresarios castellanoleoneses intervinieron en un debate y compartieron sus experiencias. Así, coincidieron en que la comunidad autónoma alberga potencial en diversos ámbitos y asumieron parte de la responsabilidad para desarrollarlo, junto con otrosagentes como la regulación o el sistema educativo. 


“Los empresarios debemos tener más confianza en que podemos construir una comunidad mejor”, comentó Santiago Aparicio Jiménez, presidente de Cecale (Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León). Además, trasladó que la educación es fundamental desde los colegios, para que “ponga de manifiesto lo bueno que hacen los empresarios, sus valores y los riesgos que asumen”. 


En la misma línea, “para ser más competitivos internacionalmente y mejorar la financiación, la clave pasa por cambiar la educación de las personas de modo significativo”, manifestó Rocío Arroyo, CEO de Amadix, que con su proyecto de detección temprana del cáncer ganó el premio a la mejor start up del año en el último South Summit. Asimismo, pidió que la administración apoye en la atracción de capital internacional. 


Sobre esta perspectiva económica, “queremos contribuir a la financiación, acompañar a las compañías y estar próximos a los empresarios y las instituciones, además de participar en los convenios de I+D+i”, aseguró Manuel Rubio, director territorial de Valladolid de Unicaja Banco. 


En referencia a la internacionalización, “hay que vender fuera, pero sin volverse locos: nos apoyamos en líderes que sirven de inspiración y abren mercado a los que vamos detrás”, afirmó José Rolando Álvarez, presidente del Grupo Norte. “La clave es no tener demasiada prisa: las reglas comerciales son distintas en cada país y la adaptación requiere tiempo”, concluyó Marcos Yllera Pérez, presidente del Grupo Yllera, en relación con el mismo asunto.