• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La inversión española en Cuba

El desarrollo de capital extranjero en Cuba, punto clave del último encuentro 'Nueva etapa en las relaciones España-Cuba, impulso para la inversión española' organizado por EXPANSIÓN.

​España es el tercer socio comercial de Cuba y uno de los principales inversores extranjeros en la isla caribeña. Las reformas económicas emprendidas desde 2010 y la nueva Constitución del país han incrementado tanto la promoción como la protección de las inversiones extranjeras en el país, con el objetivo de que ayuden a dinamizar y modernizar la economía del país. 


“Hay un gran potencial en las relaciones económicas y comerciales entre España y Cuba”, aseguró el embajador de Cuba en España, Gustavo Machín, en el último encuentro Iberoamérica Empresarial, organizado por EXPANSIÓN, con la colaboración de Ontier, Kreab y Excelia. El diplomático explicó que el capital extranjero ya no es visto en Cuba como un mero complemento, sino que juega un papel “clave” en el desarrollo económico del país. Machín recordó que se ha aprobado una nueva ley que regula la presencia del capital extranjero y que ya no es imprescindible tener un socio cubano para hacer negocios en la isla: “Se puede entrar en Cuba con una empresa de capital 100% extranjero”, afirmó el embajador.


Machín recalcó también que Cuba sigue sufriendo el bloqueo económico de Estados Unidos; no obstante, ironizó diciendo que “ya no nos sentimos solos porque el presidente de Estados Unidos está enfadado con todo el mundo”. 


Jaime García Legaz, presidente del Comité Bilateral Hispano-Cubano, subrayó que las empresas españolas que están en Cuba son, en su gran mayoría, pymes, con excepción del sector hotelero. García Legaz explicó que para estar en Cuba es importante tener en cuenta las tres pes: paciencia, perseverancia y presencia. Avanzó, además, que el sector empresarial está viviendo una etapa de dinamismo en la isla: “Va a haber nuevos operadores en las zonas de desarrollo turístico, en el sector inmobiliario y en el ámbito industrial”. 


Oniel Díaz, managing partner de Kreab Cuba, explicó qué claves tiene que tener en cuenta un empresario español que quiera establecerse en Cuba. “Para poner en marcha un negocio en Cuba, el empresario español tiene que hacer coincidir sus intereses con los del gobierno cubano”, explicó Díaz. Esto quiere decir que un empresario extranjero no puede poner en marcha un proyecto si no cuadra con las necesidades o las prioridades que tiene el Estado. 


El ejecutivo de Kreab también destacó la necesidad de contar con una presencia constante y perseverante en Cuba. “Hay que hacerse conocer y tener relaciones consolidadas con la embajada, los responsables comerciales del gobierno cubano...”. 


Conversión de deuda


Beatriz Escolar, responsable del programa de conversión de deuda de Cuba en el Ministerio de Economía y Empresa, explicó a los asistentes las oportunidades que ofrece este programa a los inversores españoles. 


Cuando España condonó parte de la deuda de Cuba en 2015 y 2016, puso sobre la mesa una condición: que parte del capital perdonado se utilizara para financiar proyectos españoles que ayudaran a impulsar la economía de la isla caribeña. Cuba cuenta actualmente con casi 400 millones de euros para ese fin; hasta la fecha ha utilizado 19 millones. Según explicó Escolar, para que una empresa española pueda acceder a esa financiación, debe cumplir algunos requisitos: “Se financia sólo el gasto local con moneda local y únicamente proyectos que sean considerados prioritarios por parte de las autoridades cubanas”.


Seguridad jurídica 


José María Viñals, socio de Lupicinio, repasó el marco legal que ampara la inversión extranjera en Cuba. “Hay una ley de protección de inversiones extranjeras y la nueva Constitución cubana dice expresamente que hay que proteger y promover la entrada de capital extranjero”, aseveró Viñals. 


El abogado añadió que, en los últimos ocho años, han habido grandes cambios en la economía de la isla: “Se ha transformado el sector público y, además, se ha creado el sector privado”. En cuanto a disponibilidad de recursos humanos en el país, Viñals destacó el hecho de que el 30% de los ciudadanos cubanos dispone de un título universitario, por lo que encontrar trabajadores capacitados no es un problema. 


El caso de éxito vino de la mano de Kodysa, una empresa española que ha puesto en marcha un negocio de producción de carne de pollo y piensos. En Cuba se consume una media de 25 kilos de pollo por persona/año y la carne de este ave es casi la única que llega a la población. 


Su consejero delegado, Manuel García Gallardo, destacó la gran similitud cultural que hay entre España y Cuba y, también, la alta seguridad jurídica que se han encontrado en el país: “Cuba cumple siempre el 100% de sus acuerdos”, aseguró.