• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

El auge de los CIO en el mundo empresarial

Cuáles son los activos más valiosos en el sector corporativo empresarial, punto a debatir en la cena exclusiva para CIO organizada por EXPANSIÓN.

​Si los datos son hoy el nuevo petróleo, la figura del CIO –chief information officer– o director de sistemas de información se ha convertido en protagonista en el ámbito de las empresas. Antaño limitados a proporcionar infraestructuras de soporte para la organización, hoy el papel de estos profesionales ha cambiado y se han involucrado de lleno en la transformación del negocio corporativo. 


En la actualidad, han desarrollado la capacidad de generar nuevas soluciones a partir del trabajo de los empleados y de ofrecer nuevos servicios a los clientes. Así se resaltó durante la cena exclusiva para CIO que organizó EXPANSIÓN, con el apoyo de Dell EMC e Intel. En este marco, los expertos compartieron sus inquietudes e intercambiaron opiniones acerca de las diferentes alternativas que se abren para el futuro de las organizaciones y su recorrido en el proceso de transformación digital. 


El principal desafío para los responsables de los sistemas de información pasa por la gestión de los factores inherentes a la sociedad digital: agilidad, inmediatez y flexibilidad. Para conseguirlo, deben sacar el máximo partido de la innovación tecnológica. La inteligencia artificial, el big data, la robótica, la automatización o el cloud computing son las herramientas que marcan el día a día de estos profesionales. 


“Todas estas tecnologías tienen algo en común: los datos las impulsan”, puntualizó Patricia Florissi, vicepresidenta y CTO global de Dell EMC. Si se utilizan de forma correcta, “los datos pueden convertirse en el activo másvalioso de una empresa, incluso más que su software”. De este modo, “los datos darán forma no sólo a las organizaciones, sino a toda la economía digital”, manifestó Florissi. 


La responsable de Dell EMC trasladó la visión de su compañía, que contempla la tecnología como el motor que promueve el progreso humano. “La tecnología está cambiando la forma en que entendemos e interacturamos con el mundo y el modo en que hacemos negocios”, apuntó. 


De este modo, tecnologías que antes eran minoritarias “se están extendiendo y resuelven problemas de maneras que nunca hubiéramos imaginado”, y puso de relieve que la innovación avanza en estos momentos a una escala sin precedentes. En el núcleo de la transformación –que afecta a las tecnologías de la información, los empleados y la seguridad–, subyace la necesidad de las compañías crezcan en la actual economía interconectada. “Aquellas que consigan desbloquear el potencial de los datos, se beneficiarán y podrán diferenciarse de sus competidores”. 


Además, Florissi se refirió a la irrupción de la inteligencia artificial y sus subcategorías: el aprendizaje automático, el aprendizaje profundo y las redes neuronales. 


Como telón de fondo, “hemos vivido en tres grandes entornos como especie: primero, en la naturaleza; después, pasamos a las ciudades y los núcleos urbanos; y por último, el mundo digital tal y como lo conocemos hoy”, planteó Tomás de Lara Aguilar, profesor de IE Business School. El experto añadió que estos espacios no son mutuamente excluyentes, sino que se encuentran entrelazados e interconectados. 


El ritmo y las oportunidades que ofrece el mundo digital son inéditos en la historia de la humanidad. En este entorno, “las barreras de entrada desaparecen y se trata de un ámbito promovido por el talento”, declaró. En la economía global resultante de estos cambios, “la riqueza y el poder pertenecen a los dueños de los datos y de los algoritmos”. 


Por último, Tomás de Lara subrayó que la transformación digital ya es un pilar fundamental para el porvenir de cualquier organización. “En el corazón de este proceso, se encuentra el CIO, que resulta clave para el futuro de las compañías en todos los sectores”, concluyó.