• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Las energéticas ganan flexibilidad

Junto con la digitalización, el proceso de descarbonización constituye un desafío para las empresas del sector, según se manifestó en el encuentro organizado por EXPANSIÓN.

Además del impacto que la transformación digital ejerce sobre todas las organizaciones, la descarbonización es el principal desafío que afrontan hoy las compañías energéticas. La combinación de estas dos tendencias marca el futuro del sector, y requiere que las empresas asuman el reto de reinventarse para mantener la competitividad y aprovechar las oportunidades que ofrece el nuevo entorno. 
 
Para superar las dificultades, las funciones corporativas se encaminan hacia una evolución que incrementará su protagonismo como motor de cambio y de innovación para sus organizaciones. Así lo expresaron representantes de las principales compañías del sector, que reflexionaron sobre el rol corporativo en la transición que atraviesan las compañías del sector energético en el encuentro El papel de la corporación en la transformación de las empresas energéticas, que organizó EXPANSIÓN con el patrocinio de Accenture. 
 
Junto con los desafíos específicos del sector, la transformación requiere que las organizaciones fomenten la innovación y la agilidad en el desarrollo de nuevos modelos operativos, así como la incorporación de formas de trabajo y de gestión del talento.  
 
 
Cambios 
 
De este modo, la renovación de los modos y espacios de trabajo es un requisito esencial para las corporaciones. En particular, la formación de equipos multidisciplinares para determinados proyectos, la flexibilidad o la conciliación son aspectos claves para los profesionales más jóvenes. Así, la tecnología se convierte en uno de los principales factores dinamizadores para la integración de estos recursos. 
 
En este contexto, "el gran debate que tenemos es dónde se encuentra el valor de las funciones corporativas", apuntó José Ángel Marra, director de RRHH y servicios generales de Iberdrola, que añadió que las empresas deben adecuar su ritmo y su orden con el apoyo de la digitalización. Asimismo, señaló que "lo más importante son los valores y la cultura" y recalcó la apuesta de la firma por arraigar una cultura de innovación y disrupción entre los propios empleados. 
 
Desde esa perspectiva de las compañías, "la transformación nos exige simplificar, tener máxima flexibilidad y adaptabilidad a los cambios de mercado y ser cada vez más ágiles y eficientes", destacó César Borrás, director de organización de Naturgy. No obstante, hizo énfasis en que "el gran reto es lograr que la compañía y las personas experimenten ese cambio de mentalidad". 
 
En la misma línea, "buscamos transformar la cultura de nuestros profesionales para que la vocación de cambio nazca de ellos", declaró José Antonio Vernia, director de recursos humanos de grupo Red Eléctrica, que remarcó que la transición energética ha generado palancas de cambio para el sector. Por ejemplo, Vernia comentó que su empresa ha puesto en marcha un proyecto de trabajo flexible. Esta iniciativa permite que algunos de sus profesionales elijan con libertad el entorno de trabajo más productivo para ellos. 
 
En la actualidad, "los cinco principales ejes que requiere nuestro negocio son eficiencia, rapidez, calidad, integración y aseguramiento del compliance", afirmó Fernando Cubo, director de organización de Endesa. En este sentido, las funciones corporativas se integran con las áreas de negocio y adquieren un rol de facilitadores en la transición hacia "organizaciones líquidas y sin jerarquía".
 
En otro orden de cosas, Carlos Morán, director de RRHH y organización de Cepsa, incidió en que "es muy importante dotar de mayor autonomía a la función corporativa". En el caso de Cepsa, indicó que desde 2012 ha evolucionado hasta convertirse en una organización más matricial con mayor independencia y autonomía para el manejo de los propios recursos por parte de cada director.   
 
 
Oportunidades 
 
En el caso concreto de las compañías del sector, "tenemos que aprovechar las oportunidades que generará la transición energética, aunque aún no sabemos cuáles serán, por lo que debemos estar preparados para ser ágiles y flexibles", manifestó Antón Martínez, director de transformación de Enagás. Entre otras, explicó que la compañía ha desarrollado un programa de emprendimiento corporativo y la canalización de todas las gestiones internas a través del móvil. 
 
Por otra parte, Javier Temboury, director general de organización, RRHH y HSE de Viesgo, puso de relieve que "la velocidad nos parece muy relevante: medimos el tiempo que tardamos en poner en práctica iniciativas y el tiempo de respuesta de nuestros clientes". Según Temboury, la atracción y retención del talento son las principales herramientas que utiliza su compañía para ser rápida, ágil y, en definitiva, atractiva.
 
Pese a que su rol tradicional se aproximaba más a un perfil administrador, el papel de la función corporativa ha cambiado y ahora "aporta una visión global y transversal, de modo que es un mecanismo que puede impulsar y juntar entre sí las unidades de negocio", aseveró Cristina Jaraba, directora corporativa de recursos humanos de CLH, que agregó que los profesionales deben acostumbrarse a trabajar en entornos inciertos.  
 
Por último, Pablo Peralta, managing director de Accenture, hizo balance y manifestó la certeza de que "el gran reto de las funciones corporativas, sobre todo de recursos humanos, es hallar el modo de ser capaces de transformar la evolución del talento con la agilidad, la velocidad y la escala necesaria dentro de su organización".