• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Cada día más cerca de la victoria

La jornada monográfica 'Viaje a través del cáncer de mama', organizada por YO DONA, cumplió 10 años con una emotiva edición donde se rindió homenaje a la oncóloga Ana Lluch.

​Hay viajes que acompañan, reconfortan, motivan y dan esperanza. Es el caso de Viaje a través del cáncer de mama, una aventura que YO DONA emprendió hace ya una década y que año a año ha ido haciendo escalas para recordarnos dónde estamos, y hacia dónde vamos, en el camino de la superación de esta enfermedad. De eso se trata, al fin y al cabo: de ir dando respuestas y celebrar los avances médicos. 
 
Esta escala ha sido especialmente emotiva. Marta Michel, directora de la revista, tuvo palabras de agradecimiento para cuantas personas han hecho posible el periplo. En primer lugar, "las pacientes, mujeres que nos habéis brindado testimonios conmovedores y también nos habéis hechos sonreír. Sois nuestra razón de ser". Y también a tantos expertos que "nos han ayudado en estos 10 años a romper mitos, temores, falsas creencias. A aclarar informaciones muchas veces confusas y a que cada año que pase tengamos menos miedo". 
 
Una de las personas clave en estas jornadas ha sido la doctora Laura García Estévez, jefa de la Unidad de Mama del MD Anderson Cancer Center Madrid (centro que ha ejercido como asesor oncológico de esta edición), quien recordó que estos eventos han permitido "dar voz a personas muy variopintas y tratar todo tipo de temas: sexualidad, nutrición, pareja, cirugía plástica..." 
 
En esta jornada se rindió homenaje (sorpresa) a Ana Lluch, jefa de Oncología y Hematología del Hospital Clínico de Valencia y un referente a nivel mundial de cáncer de mama. Pero, sobre todo, es empatía, solidaridad, cercanía. "Soy la mujer más feliz del mundo por poderme dedicar a esto. Pero las que merecen el homenaje son las pacientes, que me han enseñado la valentía, la lucha, la fuerza", dijo emocionada al recibir el premio a su carrera. 
 
Esta décima edición, que ha contado con el patrocinio de Novartis Lilly, puso el foco en el estado de la investigación sobre esta enfermedad en España, en la colaboración entre la sanidad pública y la privada y en los avances en el cáncer de mama metastásico. ¿Se investiga lo suficiente en nuestro país? ¿Qué dificultades tienen los científicos? Estas preguntas abrieron la primera mesa, moderada por la periodista Paz Rubio y la doctora García Estévez. No está mal... pero debería ser mejor, fue la sensación que transmitieron los ponentes, junto a la necesidad de conseguir más financiación.
 
"Los investigadores tenemos fama de que nos pasamos la vida pidiendo, pero es que no tenemos recursos", expuso la doctora Gema Moreno, jefa de Laboratorio Molecular en MD Anderson Cancer Center Madrid, quien lamentó que se han estancado la innovación e investigación públicas. Los expertos también coincidieron en que nuestro país tiene prestigio internacional, aunque no obviaron sus carencias. "El nivel de la oncología en España es buenísimo". Hay excelentes investigadores y muy poco dinero; además, cada autonomía toma su decisión estratégica y es muy difícil trabajar así", señaló el doctor Javier Cortés, jefe de la Unidad de Cáncer de Mama en IOB Instituto de Oncología. 
 
Otro aspecto que se destacó es que España es uno de los países donde se realiza una mayor cantidad de ensayos clínicos, si bien, matizó la doctora Marta Puyol, directora científica de la AECC, "en su gran mayoría están promovidos y esponsorizados por la industria. Ahí tenemos que actuar. No obstante, el balance es bueno: la investigación en cáncer de mama está viviendo un momento de efervescencia, con proyectos interesantísimos". 
 
En cuanto a la prevención, los ponentes insistieron en el papel de los hábitos de vida saludable: "Dos de cada tres tumores son al azar, no podemos prevenirlos; pero el tercero sí lo podemos evitar si no fumamos, seguimos una dieta equilibrada y hacemos ejercicio físico", expuso Javier Cortés. Javier Castrodeza, ex secretario general de Sanidad y Consumo y especialista en Salud Pública y Medicina Preventiva, insistió en "la importancia de los programas de cribado: gracias a ellos, miles de mujeres han podido saber a tiempo que tenían un cáncer de mama". 
 
La segunda mesa se centró en la necesaria colaboración entre la sanidad pública y la privada para fomentar la investigación. En este terreno, aunque los ponentes reconocieron que ambas son muy buenas, también hay campo de mejora, como expresó Silvia Pérez, jefa del Servicio de Radiología Mamaria de MD Anderson Cancer Center Madrid: "No toda la pública está a buen nivel, ni tampoco toda la privada. Hay diferencias entre un sistema y otro: por ejemplo, el cribado se hace en la pública a partir de los 50 y en la privada, de los 40... También hay diferencias en las listas de espera o en la facilidad para pedir ciertas pruebas". En este sentido, el doctor Ricardo Cubedo, responsable de sarcomas y cáncer hereditario de MD Anderson Cancer Center Madrid y oncólogo médico del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, tras señalar que "somos afortunados por tener una buena sanidad pública y una buena privada", recordó que "muchos de los nuevos tratamientos son orales y no están cubiertos por las pólizas de seguro. Por otra parte, afortunadamente, hay mucha colaboración entre médicos de uno y otro sistema". 
 
Los recursos también importan, señaló la doctora Natalia Carballo, jefa del Servicio de Radioterapia de MD Anderson: "La medicina debería estar al alcance de todo el mundo, con las mejores prestaciones, para que todos tengamos la mejor de las atenciones. Pero la vida se gestiona con recursos, y la atención será en función de estos". 
 
Además se habló del cáncer de mama metastásico y los avances que están permitiendo no solo una mayor supervivencia de las pacientes, sino también una mejor calidad de vida. Aún es incurable, pero las nuevas investigaciones permiten ir individualizando los tratamientos y que estos sean más eficaces y menos tóxicos. En este terreno, la doctora Gloria Ortega, oncóloga y cirujana de MD Anderson, explicó que "son pocas las pacientes que debutan con metástasis; en esos casos, hay dudas sobre si hay que operar para extirpar el tumor de mama y después dar tratamiento, o si comenzar por el tratamiento". 
 
También es controvertido el tema, explicó la doctora Sonsoles Alonso, ginecóloga de MD Anderson Cancer Center Madrid, de si, en el caso de pacientes con cáncer de mama metastásico de tipo hormonodependiente, "es más conveniente la extirpación quirúrgica de los ovarios o el tratamiento farmacológico". 
 
Otra de las protagonistas de la jornada fue Pauline Khatini, una mujer keniana enferma de cáncer de mama metastásico. Como el 80% de las pacientes de su país, recibió el diagnóstico tarde. Ahora va a ser reintervenida en España gracias a la Fundación MUM y Clínica Menorca. 
 
Al terminar el acto, que contó con la colaboración de BD Bard, La Roche-Posay, Palex, Pfizer, Roche y Zalando, los asistentes pudieron disfrutar de una copa de D.O. Rueda y de la actuación musical de Belleacoustic.