• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

El Foro Catalunya en EXPANSIÓN aborda el 'procés'

La patronal catalana asegura, durante el acto del diario económico de Unidad Editorial, que todavía hay tiempo para revertir la decisión de más de 5.000 compañías de irse a otra autonomía.

Fomento del Trabajo, la patronal catalana de la gran empresa, tiene muchas esperanzas en el arranque de la nueva legislatura española. Su presidente, Josep Sánchez Llibre, cree que si el Ejecutivo central y la Generalitat consiguen aprobar los Presupuestos de 2020, se logrará la estabilidad indispensable para que las más de 5.000 empresas que en otoño de 2017 trasladaron su sede social fuera de Cataluña vuelvan a la comunidad. Para Sánchez Llibre, se trata de un objetivo de mandato.

"Si las empresas ven un cambio significativo, no tendrán dificultad en trasladarse de nuevo a Barcelona", señaló el dirigente empresarial, en la XXIII edición del Foro CATALUNYA EN EXPANSIÓN. Estas 5.000 empresas, en las que se incluyen algunas de las más relevantes para la economía autonómica, tomaron la decisión por la inseguridad jurídica que provocó el salto al vacío que dieron entonces las instituciones catalanas con la votación ilegal del 1-O y la declaración unilateral de independencia. "Si no facilitamos su regreso, no contribuiremos a mejorar la competitividad de la economía catalana", explicó Sánchez Llibre.

El ex diputado de la extinta CiU en el Congreso asumió la presidencia de Fomento del Trabajo a finales de 2018, y desde entonces ha mantenido "contacto permanente" con "todas" las empresas que se marcharon, desde grandes grupos del Ibex 35 hasta pymes, para conocer las condiciones indispensables para lograr su retorno.

En su opinión, todavía se está a tiempo de revertir esta decisión. "Partimos de la base de que habrá un efecto dominó si regresan entre 15 y 20 compañías importantes", algo que cree factible que ocurra en un plazo de "cuatro años", destacó. Sin embargo, el empresario consideró que el retorno de las grandes entidades financieras, CaixaBank y Banco Sabadell, es un asunto más complejo. En cambio, es más sencillo conseguirlo con las empresas no cotizadas.

Fomento del Trabajo se encuentra sola en esta misión. La Generalitat se niega a facilitar incentivos que aceleren el regreso de las empresas. En opinión de la consejera de Empresa, Àngels Chacón, y de los partidos separatistas, la decisión de trasladar la sede se adoptó únicamente por motivaciones políticas. El Ejecutivo de Quim Torra también suele recalcar que, pese a llevarse la sede, las fábricas, las oficinas y los centros productivos siguen en Cataluña.

Sánchez Llibre da a medias la razón a la Generalitat en este punto: "Entendemos que no ha existido impacto económico de momento". Sin embargo, el presidente de Fomento teme que, si la diáspora empresarial se consolida, se produzca una "involución" para la economía de Cataluña, ya que perdería los centros de decisión de estas compañías.

Durante el coloquio, el profesor de Economía de la Universitat de Barcelona (UB) Ramon Adell consideró que Fomento del Trabajo debería ser más contundente en denunciar los efectos de los traslados de sede. Adell forma parte de los consejos de administración de dos empresas que se mudaron a Madrid: Naturgy y Oryzon Genomics: "No minimicemos el impacto de la fuga de empresas, no es cierto el discurso que dice que es algo trivial", aseguró.

Adell afirmó que "no caben posiciones intermedias" en este tema y recordó que el cambio de sede social implica el "desplazamiento de directivos" y a largo plazo, el cierre de oficinas físicas. Para él, es un error escudarse en el fuerte arraigo que tiene el sector tecnológico y las start up para restar importancia a la fuga de compañías.

Seguridad jurídica

Según Adell, las empresas no regresarán a Cataluña a corto plazo porque "no existe seguridad jurídica". La comunidad vive un "clima de confrontación que contradice el espíritu de la Transición", que hizo posible una etapa de "40 años de prosperidad", añadió el directivo, que agregó: "En Cataluña se falta al respeto a las instituciones y la legalidad se quiebra diariamente".

Sánchez Llibre mostró su desacuerdo con las tesis de Adell. Recordó que en Cataluña continúan llegando inversores internacionales y apostilló que él sí piensa que en Cataluña hay seguridad jurídica. "Quizás lo que hay es falta de estabilidad política, que se dará cuando los Gobiernos central y catalán aprueben los Presupuestos", explicó. Precisamente este lunes, la Generalitat y los aliados de Podemos en Cataluña, los comunes, cerraron un acuerdo sobre las cuentas autonómicas.

El presidente de Miquel y Costas, Jordi Mercader, consideró que, para conseguir que regresen las empresas, "el tiempo juega en contra" de Cataluña. El directivo aseguró que "servicios como auditorías, asesoramiento en operaciones empresariales y bufetes de abogados" con sede en Madrid o Valencia se han beneficiado de los traslados corporativos. Por el contrario, "los de Barcelona se irán haciendo más pequeños". Por esta razón, Mercader consideró que, si se tarda mucho, no será factible el propósito de Sánchez Llibre de revertir la fuga de empresas. Para el directivo, hay que ser "extremadamente contundente" y criticar el plan independentista.

Ante las reflexiones, Sánchez Llibre recalcó que a la organización que lidera no le ha temblado el pulso a la hora de oponerse a los sectores más maximalistas del secesionismo. Así, recordó que es la única entidad que denunció a una de las principales asociaciones separatistas, la Assemblea Nacional Catalana (ANC), por la campaña de boicot a las empresas del Ibex que anunció en verano. En este punto, la profesora de Esade Eugènia Bieto desaprobó que la diáspora empresarial "se utilice políticamente por un lado y por otro". "Estaría bien arrojar luz sobre su magnitud", señaló la académica.

¿Hay un 'conflicto'?

Las palabras son muy importantes y así se evidenció a lo largo del coloquio. Sánchez Llibre valoró positivamente que, tras la investidura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, gracias a la abstención de ERC, los socialistas hayan pasado a afirmar que hay un conflicto entre Cataluña y el resto de España.

Daniel Fernández aseguró que hay un conflicto, pero "entre catalanes", y se preguntó cómo se puede solucionar cuando Torra y sus consejeros "miran hacia otro lado constantemente". El presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano, destacó que, para pasar página a la crisis territorial, es necesaria una "mayor presencia del Estado en Cataluña". Asimismo, lamentó la "abdicación del Gobierno" al respecto y destacó el papel que pueden jugar personalidades como Sánchez Llibre y entidades como Fomento del Trabajo para tender puentes.

Sánchez Llibre vio importante el hecho de que la nueva legislatura española arranque con el compromiso de los Ejecutivo central y el catalán de poner en marcha un nuevo órgano de negociación bilateral, que se reunirá en los próximos días. Es "indispensable" que de esta mesa salgan "acuerdos" que, para el líder de la patronal, "ser consensuados con el resto de fuerzas del Congreso", entre las que citó al primer partido de la oposición en la Cámara baja, en alusión al PP.

"Vamos a ver cuáles serán los resultados, pero la valoración de Fomento de Trabajo es positiva", señaló Sánchez Llibre, quien añadió que en las elecciones generales del pasado noviembre, los ciudadanos españoles dejaron claro que el "consenso y la concertación" son dos de las coordenadas que deben guiar el nuevo mandato.

Admitió que es "difícil" que a corto o medio plazo la crisis territorial se resuelva, pero aseguró que puede contribuir a ella el rol decisivo la formación de mayorías que tienen los partidos catalanes en las Cortes Generales. "Sin Cataluña, no habrá estabilidad política y económica", recalcó Sánchez Llibre.

Consorcio ferroviario

El dirigente empresarial afirmó que las infraestructuras son un ámbito que puede servir para que el Estado y la Generalitat empiecen a cooperar y, más adelante, extender esta actitud de entendimiento hacia otras materias.

En su opinión, la red de Cercanías es lo más fácil de "consorciar". En la actualidad, el Estado es el titular de las infraestructuras ferroviarias y el encargado de prestar el servicio, a través de las empresas públicas Adif y Renfe, respectivamente. Por su parte, la Generalitat tiene competencias en definición de horarios, y el marco legal vigente desde hace 10 años también le permitiría elegir quién debe ser el operador del servicio. "No estoy hablando de un traspaso, sino de un consorcio", recalcó el dirigente empresarial, sobre los cambios que quiere introducir en el modelo de gestión de los ferrocarriles de ancho ibérico.

El presidente de Fomento del Trabajo consideró que su propuesta tendría consecuencias directas en la vidad e los ciudadanos. "Es un asunto muy cercano, de kilómetro cero" y además, sería un "granito de arena para mantener la competitividad industrial" de Cataluña, destacó.

Sánchez Llibre reprochó al PSOE y al PP sus incumplimientos en materia de infraestructuras, ya que los ex presidentes del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy anunciaron sendos planes multimillonarios para renovar la red ferroviaria que no se cumplieron. Su análisis situó las infraestructuras como una de las principales razones que han contribuido al arraigo de los partidos y entidades independentistas en los últimos años. Para pasar página, exigió al nuevo Gobierno del PSOE y Unidas Podemos la finalización del Corredor Mediterráneo en 2025, incluyendo los accesos a los puertos de Barcelona y Tarragona.

El profesor del IESE Xavier Vives reconoció que en Cataluña hay "déficit de inversión en obra pública", pero aseguró que la Generalitat y los entes locales tampoco han facilitado que los proyectos se materialicen. "No tengo claro que la inversión en obra pública permita dar un giro político; no basta sólo con infraestructuras", opinó el profesor de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) José García-Montalvo.