• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Primera jornada Ciclo de Automoción de EL MUNDO

Durante la sesión inaugural de este Foro, los expertos han destacado la fabricación automovilística, la digitalización y las políticas públicas como temas fundamentales.

​El diario EL MUNDO ha celebrado esta mañana la primera de las dos jornadas digitales del Ciclo de Automoción, organizado con el patrocinio de Accenture, Fundación Ibercaja y Mutua Madrileña.

 
Raül Blanco, secretario general de Industria y Pyme del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ha sido el encargado de realizar la clausura de esta jornada. En ella, ha señalado que “el plazo de cinco a 10 años para instaurar el coche eléctrico parece prudente si se continúa con los planes de impulso y de infraestructuras”.

 
En cuanto a la recuperación del sector, Blanco ha destacado que todo va a depender de la situación sanitaria, aunque ha apuntado que “si la actividad se mantiene en un nivel similar al actual se debería recuperar el impulso”. El secretario general ha destacado que, merced a los planes de demanda, la administración busca fomentar el consumo para que “en el segundo semestre se tengan unas cifras que permitan acabar el año con unas caídas que entren en parámetros más cercanos a la estabilidad”.

 
Como conclusión, Blanco ha apuntado “el papel central” que debe jugar la automoción en la reconstrucción, tanto a nivel nacional como europeo. Ha reconocido que “a la industria se le pide el mayor esfuerzo probablemente de su historia en un momento en el que las rentabilidades están muy bajas”, por lo que ha señalado que “el papel público debe redoblar su esfuerzo para acompañar al sector y que pueda hacer su transformación manteniendo la demanda en un nivel aceptable”.

 
Las palabras del secretario general han cerrado la primera de las dos jornadas en la que se divide el Ciclo de Automoción de EL MUNDO. Mañana viernes 17 de julio tendrá lugar la última sesión, que será inaugurada por José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

 
El acto de este jueves ha sido inaugurado por Antonio Fernández-Galiano, presidente de Unidad Editorial, que ha recordado que “desde su nacimiento, EL MUNDO tiene en su espíritu fundacional la determinación de cubrir y seguir todo lo que afecta al universo del automóvil”.

 
Fernández-Galiano ha señalado que el sector, que “lleva representando muchos años el principal elemento industrial de España”, está actualmente enfrentando “procesos de transformación”. Entre estos desafíos, el presidente de Unidad Editorial ha destacado “la transición ecológica y el impacto medioambiental, retos a los que la industria de la automoción ha respondido de una manera rápida y eficaz”.

 
“La investigación y desarrollo en materia tecnológica en los últimos años, tanto en la fabricación como en el uso del propio automóvil, ha sido espectacular”, ha añadido Fernández-Galiano. Antes de dar paso a las ponencias, el presidente de Unidad Editorial ha destacado “la ocasión de oro” de poder escuchar a los expertos sobre temas “que ya son recurrentes en cualquier reunión de amigos”.

 
La primera mesa ha reunido a José López-Tafall, presidente de Anfac; José Portilla, director general de Sernauto; Pedro Mier, presidente de Ametic, y José Luis Rodrigo Escrig, director general de Fundación Ibercaja. Los cuatro han abordado las fortalezas y oportunidades de transformación de la industria española, los grandes ejes que definirán ese tránsito -digitalización y electrificación y la conectividad- y las medidas de ayuda a aplicar por el Gobierno.

 
López-Tafall ha explicado tanto la importancia de la industria automovilística española como sus retos. Por una parte, ha destacado que “las fortalezas son múltiples: representamos el 10% del PIB y el 9% del empleo, somos el segundo fabricante europeo y noveno a nivel mundial”. También ha hecho alusión al futuro, al recordar que la asociación que preside “tiene como objetivo impulsar el desarrollo de una hoja de ruta y conducir hacia la transición digital y de descarbonización de manera inclusiva”. Así, ha destacado que todos los actores, industria, entidades sociales y administraciones, deben “ir en la misma dirección”.

 
Por su parte, José Portilla ha insistido en que "el sector  de componentes español es muy potente en un entorno de automoción globalizada”. La competitividad ha sido el hilo de la ponencia del directivo, que ha destacado que “los fabricantes de componentes españoles se han convertido casi en partners de los constructores de vehículos”. Portilla ha defendido la necesidad de “nuevas capacitaciones para afrontar el reto tecnológico”, así como de seguir invirtiendo “en I+D+i para mantener el ecosistema de innovación”.

 
Pedro Mier, como representante de la principal asociación de empresas tecnológicas, ha destacado el hecho de que la tendencia en el sector de la automoción “se dirige hacia la electrificación y la autonomía”. Además, ha mencionado un nuevo factor clave: “La seguridad sanitaria, que a medio y largo plazo se convertirá en oportunidades si se combina con innovación y creatividad”.

 
Asimismo, Rodrigo Escrig ha defendido la línea de la Fundación Ibercaja de mantener relación con agentes importantes, “como una industria que da trabajo a 10 millones de personas”. Además, ha defendido que “el vehículo eléctrico va a abrir unas posibilidades de negocio tremendas, no sólo por su fabricación, sino por todas las infraestructuras que se van a abrir”. Rodrigo Escrig también ha coincidido con sus compañeros de mesa en la necesidad de una formación profesional adecuada y continua, además de una administración que se vuelque para que la industria siga siendo competitiva.

 
El horizonte de 2040

 
Durante el segundo panel se ha tratado de vislumbrar cómo puede afectar al automóvil el proceso de descarbonización que supondrá la caducidad de los motores de combustión entre 2040 y 2050. En esta mesa han participado Miguel Carsi, presidente de Toyota Group España; Francisco Pérez-Botello, presidente de Volkswagen Group España Distribución; Manuel Terroba, presidente de BMW Ibérica; Alberto de Aza, CEO para España y Portugal de Fiat, y Joan Cavallé, managing director de Automotive, Mobility, Construction and Infrastructures Industry Lead de Accenture.

 
En este contexto de retos, Miguel Carsi ha destacado que la llave del futuro "será la multitecnología, y entre ellas el coche híbrido seguirá siendo clave”. Aunque a más largo plazo, el presidente de Toyota en España también ha apostado por el hidrógeno y, especialmente, por el hidrógeno verde, que será “una gran oportunidad, sobre todo por el componente de vector energético que puede suponer también una oportunidad para España".

 
La idea del Gobierno, según los tiempos que le vienen marcados por la UE, es que en 2040 los coches que se vendan sean de cero emisiones, lo cual, dada la previsible evolución de la tecnología, supone dar el papel protagonista en esa fecha a los automóviles 100% eléctricos. “Los fabricantes ya estamos volcados en ello, Volkswagen lanzará 75 vehículos electrificados en cinco o seis años”, ha señalado Pérez-Botello. Eso sí, el presidente de VW Group España Distribución ha apuntado que “para aterrizar esta tecnología hay que trabajar también en la infraestructura y el estímulo de la demanda”.

 
Terroba ha puesto voz a los clientes al asegurar que “es fundamental tener en cuenta sus necesidades”. Así, ha destacado que “no son las mismas en Madrid que en Asturias, por lo que nos obliga a los fabricantes a tener  que ofrecer todas las alternativas: desde el diésel hasta el 100% eléctrico”.

 
Esa oferta y demanda, según ha apuntado Cavallé, casarán de forma óptima o no en función de lo que decidan los gobiernos. “La transición del automóvil en los próximos años vendrá determinada por lo que quiera hacer cada país y su fortaleza económica”, ha afirmado. El directivo de Accenture ha manifestado que si se quiere abordar rápido la descarbonización, “el coche con motor de combustión es la mejor bisagra porque es eficiente en esta tarea y, además, muy competitivo en precio. Es importante fomentar los coches de baterías”.

 
Para De Aza, “el gran freno para las ventas de los eléctricos viene de que se desconoce la infraestructura: ¿Habrá electrolineras? ¿Cuánto tiempo tardaré en recargar el coche? ¿Puedo poner un enchufe en el garaje de mi comunidad?”. En su opinión, la demanda de este tipo de vehículos “sólo ha empezado a mostrarse en las grandes urbes y, especialmente, en Madrid. En el resto del territorio nacional apenas existe”.