• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Retos y oportunidades del sector hotelero

La actual situación obliga a explorar alternativas de financiación, como se apuntó en el encuentro 'Los retos financieros del sector hotelero en el contexto del Covid-19', organizado por EXPANSIÓN.

​Golpeado por la crisis sanitaria, el sector turístico ha emprendido su proceso de recuperación con el objetivo de minimizar daños. Ya en plena reactivación, las empresas hoteleras españolas afrontan esta situación desde una posición financiera más favorable que en la anterior crisis, gracias a una mejora notable en su estado patrimonial y su rentabilidad. A pesar de esta predisposición, el escenario actual podría acelerar procesos de concentración en un sector que aún está muy fragmentado. Además, la situación obligará a las compañías a explorar fuentes alternativas de financiación, como se apuntó durante el encuentro digital Los retos financieros del sector hotelero en el contexto del Covid-19, organizado por EXPANSIÓN con el patrocinio de Banca March. 
La entidad aprovechó el evento para presentar su último estudio, que profundiza en la situación financiera de las compañías del sector en colaboración con la Cátedra Banca March de la Empresa Familiar de la Universidad de Islas Baleares. "Tenemos un conocimiento especializado del sector del turismo y el ocio: nuestros clientes del sector representan el 30% de la oferta alojativa española", afirmó José Manuel Arcenegui, director general de banca corporativa de Banca March, que hizo hincapié en su voluntad de "contribuir a la salida de una crisis que ha afectado al sector". 
 
Balance pos-Covid 
 
En este sentido, "es fundamental que las empresas turísticas reciban los apoyos suficientes para superar esta crisis: no podemos permitir que desaparezcan empresas competitivas a las que la pandemia ha llevado a una situación de parálisis total", argumentó Rafael Ferragut, director de la unidad de turismo y ocio de Banca March. En comparación con la crisis de 2008, "estas compañías han reducido su endeudamiento, han incrementado su capitalización y han mejorado su estructura financiera". Por ello, Ferragut afirmó que "España recuperará su liderazgo como destino turístico gracias al magnífico tejido empresarial y los grandes profesionales que han hecho posible que se haya convertido en un referente de la industria hotelera mundial". 
Sobre la capacidad de las compañías del sector para afrontar este escenario, "estamos mejor preparados pero es una crisis complicada, porque no ha habido una reducción de la demanda sino una caída a cero", reconoció Víctor Hernández, director financiero de Best Hotels. En cuanto a las perspectivas de futuro, Hernández aseveró que "2020 será un año muy complicado, incluso de ebitdas negativos; si en 2021 se consigue la vacuna podríamos empezar a tener cierta normalidad; y todos esperamos que será en 2022 cuando podamos volver a una situación parecida a la previa". 
"Nosotros por prudencia estimamos que en 2023 estaremos en una situación normalizada similar a la de 2019", aseguró Vicente Fenollar, director general económico-financiero de Grupo Barceló. En cuanto al recorrido de los últimos años, "la mayoría de empresas hoteleras españolas hemos hecho un esfuerzo en inversión y en reducir deuda, por lo que estamos preparados para afrontar esta situación", dijo Fenollar, que añadió que el grupo ya tiene la práctica totalidad de sus hoteles vacacionales abiertos, tanto en España como en Latinoamérica. 
Además, "la cuestión de si estamos o no preparados dependerá de la profundidad de esta crisis y de que cada empresa haya hecho o no sus deberes: nosotros estábamos preparados y sabíamos que debíamos tener los balances limpios y la tesorería preparada", comentó Nicolás Villalobos, director general de Be Cordial Hotels & Resorts. Desde la perspectiva de la cadena hotelera, que mantiene una amplia oferta extrahotelera, Villalobos subrayó que "consideramos que los establecimientos extrahoteleros son los ganadores de esta crisis porque el consumidor es renuente al contacto con desconocidos y estamos teniendo una demanda muy positiva". 
Por otra parte, "el segmento urbano y en especial el área MICE –congresos, convenciones, incentivos y eventos, por sus siglas en inglés– podría tardar más que el segmento vacacional en recuperarse, debido a la crisis económica derivada de la sanitaria", consideró Catalina Ramis, finance & management control VP de Meliá Hotels International. Del mismo modo, aseguró que el grupo recibe más reservas que cancelaciones desde hace semanas: "Lo importante es que estamos percibiendo que el principal elemento impulsor de la reserva no es el precio sino la seguridad, y por eso hemos puesto en marcha protocolos contra el Covid-19". 
Ante el cierre que tuvieron que afrontar a causa del confinamiento y la caída en la demanda, las empresas del sector buscan liquidez, ahorro de costes y aplazamientos de deuda. Además, "el ICO aporta ayudas que han sido importantes pero son totalmente insuficientes para nuestro sector porque están orientadas a una crisis puntual y de duración corta, mientras que aquí apuntamos a una recuperación extensa", señaló Catalina Ramis, que reclamó un plan de ayudas específico para el sector turístico. 
 
Desafíos del sector 
 
Como principal conclusión del informe elaborado por Banca March, Rafael Ferragut explicó que "las empresas hoteleras han reducido sus niveles de endeudamiento y cuentan con importantes colchones de liquidez, pero la magnitud del choque es muy significativa y algunas compañías del sector se encontrarán en una posición vulnerable". Así, el análisis efectuado por la entidad refleja que el nivel de endeudamiento en relación con la capacidad de generación de las compañías ha disminuido de manera notable en los últimos años.  
Otras tendencias positivas se detectan en el ratio de capitalización de las empresas hoteleras, es decir, su dependencia de la financiación ajena, y en el retorno que tienen las firmas sobre sus activos. Asimismo, el director de la unidad de turismo y ocio de Banca March constató que "el sector tiene una dependencia muy alta de la financiación bancaria: el 90% de las compañías sólo cuenta con este tipo de financiación". 
Como conclusión, el estudio considera que se acelerarán los procesos de consolidación en el sector –que cuenta con un bajo grado de concentración– y la utilización de la tecnología en los procesos operativos. Aunque los buenos indicadores permitirán afrontar con mayor solvencia la situación, muchas compañías tendrán que explorar fuentes de financiación alternativa y operaciones corporativas para garantizar su estabilidad y su solidez.