• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Compromiso con Objetivos de Desarrollo Sostenible

EXPANSIÓN reúne a altos directivos de compañías españolas líderes en sus sectores para reflexionar sobre qué están haciendo sus empresas para avanzar hacia un mundo más justo y sostenible.

​El 25 de septiembre de 2015 los representantes de 193 países se reunieron en Nueva York para impulsar la Agenda 2030, un compromiso formado por diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) asociados a 169 metas concretas. El propósito de la iniciativa era implicar a todos los agentes económicos para avanzar de forma conjunta hacia la erradicación de las desigualdades en el mundo, así como fomentar un modelo de producción y consumo más sostenible y responsable. 
Desde entonces, muchas compañías se han sumado a este pacto y han encontrado su propia manera de contribuir a los ODS. Con motivo del quinto aniversario de la aprobación de la Agenda 2030, EXPANSIÓN organizó el pasado miércoles la primera edición del Encuentro sobre Objetivos Sociales, en colaboración con CaixaBank, Ferrovial, Iberdrola, Inditex, Mutua Madrileña, Telefónica, Santander, Reale, Red Eléctrica, Sacyr y Cellnex. 
“Los Objetivos de Desarrollo Sostenible suponen un llamamiento universal a la acción que ya marca la estrategia de empresas que son líderes en su sector”, apuntó Ana I. Pereda, directora de EXPANSIÓN, en la apertura del encuentro. 
Balance en 2020 
Cinco años después y con un tercio del tiempo ya consumido, “tenemos un sabor agridulce en cuanto a la Agenda 2030, porque se han conseguido logros en algunos aspectos pero en otros se han estancado los avances”, señaló Cristina Sánchez, directora ejecutiva de la Red Española del Pacto Mundial. Por esta razón, António Guterres, el secretario general de Naciones Unidas, bautizó los diez próximos años como “la Década de la Acción”: un periodo en el que tendrán que acelerarse los cambios. 
Sin embargo, la década ha comenzado con la peor pandemia del siglo XXI hasta el momento, un nuevo obstáculo para paliar las desigualdades entre personas y países. “El desarrollo ambiental y social tiene que estar al mismo nivel que el económico en esta reconstrucción, que debe ser sostenible, inclusiva y resiliente”, manifestó Cristina Sánchez. En este sentido, la responsable de la Red Española del Pacto Mundial subrayó que las empresas que ya venían apostando por medidas como la conciliación, la digitalización y una gestión más sostenible “son ahora más resilientes y mejor adaptadas a esta situación”. 
¿Qué acciones concretas están llevando a cabo las compañías para mejorar el mundo que las rodea? Aunque a menudo sus diferentes actuaciones impactan de forma directa o indirecta sobre la práctica totalidad de los ODS, las organizaciones seleccionan los objetivos específicos a los que más pueden contribuir en función de su actividad y su sector. 
Por ejemplo, “estamos muy centrados en conseguir la financiación y los recursos necesarios para que la Agenda 2030 funcione, uno de los principales aspectos donde una entidad financiera puede aportar gran valor”, comentó Meritxell Ripoll, directora de responsabilidad corporativa de CaixaBank. Asimismo, añadió que la entidad mantiene un “firme compromiso social” y pone el foco en cuatro ODS: la erradicación de la pobreza, el impulso de la innovación y la actividad económica, la producción y el consumo responsable y el fomento de las alianzas para alcanzar metas comunes. 
Por su parte, Cristina Moral, gerente de responsabilidad corporativa de Ferrovial, coincidió en que todos los ODS están interrelacionados e interconectados. “Para estos retos globales, necesitamos una respuesta coordinada de todos. Las empresas tenemos un papel muy relevante en este momento, y necesitamos un marco político estable y seguro que empuje hacia este desarrollo sostenible”, aseveró Moral. En el caso de Ferrovial, su contribución se centra en la gestión responsable del agua y su saneamiento, el desarrollo de infraestructuras resilientes y la movilidad eficiente y sostenible en las ciudades –a través de Zity, su joint venture de carsharing con Renault–. 
Ante el escenario que se abre como resultado de la pandemia, “es el momento de pisar el acelerador hacia una economía baja en carbono, apostar por sectores de futuro y promover una industria capaz de generar un empleo estable y de calidad”, apuntó Javier Azorín, responsable de desarrollo, selección y formación de Iberdrola España. Pese a que el impacto del Covid-19 ha afectado a la compañía, la eléctrica ha redoblado su apuesta por un futuro económico verde. “Hemos reaccionado acelerando proyectos y adelantando inversiones”, explicó Azorín, que indicó que cada empleo directo que crea el sector energético genera doce en otras industrias.
Adaptación y evolución
Dado que la realidad se encuentra en permanente cambio, las compañías deben ser capaces de evolucionar su enfoque de cara a la Agenda 2030. “Los ODS no pueden ser algo estático”, declaró Concepción Navarro, gerente de responsabilidad social corporativa y proyectos sociales de Mutua Madrileña. En concreto, Navarro hizo hincapié en que “las empresas debemos tener una estrategia de negocio que los integre de forma sólida y un plan de actuación definido, pero tenemos que combinar esa planificación con la capacidad de virar si hay necesidades sociales urgentes que sobrevienen de forma imprevista”. La representante de Mutua Madrileña puso la pandemia como ejemplo de cambios inesperados, y vinculó la actividad aseguradora con la sostenibilidad debido a la relevancia de la gestión de los riesgos.
Dentro del propio sector asegurador, Pilar Suárez-Inclán, directora de comunicación institucional y RSE de Reale, justificó que “si no trabajamos desde la visión de la Agenda 2030 y con objetivos a largo plazo, no podremos convertirnos en agentes de cambio e incluso será difícil la supervivencia de nuestras propias empresas”. La competitividad es otro argumento clave para que las compañías integren los ODS en sus objetivos de negocio: “Esta sostenibilidad nos hará más competitivos, y ese compromiso empieza a partir de nuestros empleados”. La responsable de Reale incidió en la importancia de que las empresas hagan un seguimiento de su estrategia.
En cuanto a los condicionantes que dificultan la implantación de los ODS, “hace falta que sean más públicos, conocidos y que se asuman por todo el mundo: no es un decálogo ni un propósito, sino una guía que si no cumplimos nos meterá en grandes problemas”, lamentó Antonio Calvo Roy, director de sostenibilidad de Red Eléctrica. El grupo que gestiona la alta tensión eléctrica en España se apoya en la innovación social para aportar su granito de arena. “Hemos decidido que somos más eficaces si desarrollamos todo nuestro esfuerzo en el ámbito territorial de la España despoblada, con proyectos concretos para la cocreación de valor en la divulgación de la transición energética, la movilidad sostenible, la reducción de la brecha digital y el apoyo a la innovación social”, manifestó Calvo Roy.
De cara a la reconstrucción de la economía, Diego Zamorano, responsable de RSC de Sacyr, expresó que “nosotros somos capaces de construir y tenemos una posición muy sólida para hacerlo”. En particular, Zamorano señaló que “queremos ser un agente de cambio para contribuir por medio de la construcción y gestión de infraestructuras a la transformación de los territorios y la riqueza de las regiones”. El responsable de RSC de Sacyr remarcó que los ODS están integrados en la estrategia de la compañía, que durante la pandemia ha efectuado donaciones para la adquisición de material sanitario y moratorias en el cobro de alquileres, entre otras acciones.
La armonización de la estrategia corporativa con la Agenda 2030 es un desafío al alcance de todas las compañías, independientemente de su tamaño. “El reto social y económico que plantea el Covid-19 ha servido para que muchas empresas –también las pequeñas– tomen conciencia de su papel transformador en la sociedad”, expuso Marta Aisa, directora de banca responsable de Banco Santander. Además de los compromisos ambientales y de financiación verde que mantiene la entidad, Aisa se refirió a tres iniciativas concretas: el proyecto de becas y ayudas Santander Universidades, la estrategia de diversidad e inclusión y su plan de empoderamiento financiero, que pretende dar acceso a millones de personas cada año a financiación, educación y servicios financieros.
Una vez que los ODS se han integrado en la visión de la compañía, “el reto que tenemos ahora es incorporar la Agenda 2030 en el propio diseño de nuestros productos”, aseguró Arancha Díaz-Lladó, directora de propósito, diversidad y Agenda 2030 de Telefónica. De este modo, el nuevo desafío es que la sostenibilidad forme parte de los propios procesos de la organización. “Pretendemos que cada uno de nuestros desarrolladores de producto se pregunte en las fases iniciales cómo pueden hacer que todo sea más sostenible y accesible”, comentó la responsable de Telefónica, cuyo programa de intraemprendimiento ligado a los ODS acaba de cumplir cinco años.