• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Un nuevo liderazgo para una nueva forma de trabajo

En el encuentro especializado que ha organizado EXPANSIÓN, los expertos han hablado y analizado las nuevas tendencias en la organización de las empresas.

​El teletrabajo es la punta del iceberg de una nueva manera de trabajar que la pandemia ha contribuido a acelerar. El actual escenario de máxima incertidumbre y cambios constantes obliga a que las organizaciones adapten sus formas de trabajo y desarrollen un modelo híbrido, con el objetivo de aprovechar las ventajas del trabajo presencial y en remoto, con la flexibilidad como elemento base.

De la mano del impacto de la crisis sanitaria sobre las nuevas formas de trabajo, el liderazgo y la diversidad se han convertido en las grandes palancas de innovación y crecimiento para las empresas. Así lo pusieron de manifiesto las compañías que participaron en el encuentro digital Liderazgo y diversidad en las nuevas formas de trabajo, que organizó EXPANSIÓN en colaboración con Boston Consulting Group (BCG), como parte del ciclo Ideas para una nueva realidad.

Las ponentes coincidieron en que el teletrabajo impuesto por la pandemia no es la fórmula idónea y debe dar paso a una nueva estrategia. “El modelo que ya estamos implantando es mixto, por lo que nos permite incorporar los aspectos positivos del trabajo en remoto y superar sus inconvenientes”, señaló María Ruiz Andújar, directora del área de desarrollo de negocio de Banco Santander España. En cierto modo, la experiencia de la pandemia ha enriquecido a las compañías: “El aprendizaje positivo de los últimos meses es que la tecnología nos ha permitido estar más cerca que nunca de nuestros clientes”, dijo Ruiz Andújar.

Ventaja competitiva

Tras la adaptación inmediata que la mayoría de empresas experimentó en marzo, “vimos que el teletrabajo podía llegar a ser una ventaja competitiva si lo hacíamos muy bien, invirtiendo en dar más herramientas –no sólo tecnológicas– a nuestros empleados”, aseguró Cristina Ruiz, consejera ejecutiva de tecnologías de la información de Indra. En un contexto en el que las organizaciones buscan perfiles profesionales cada vez más versátiles y tecnológicos, Cristina Ruiz hizo hincapié en que “tenemos la responsabilidad de hacer esta transición de forma correcta: no podemos prescindir de los trabajadores de un día para otro, sino que debemos formarles y explicarles que su futuro pasa por una mayor versatilidad, flexibilidad, conocimiento y pensamiento abstracto”.

“Estas formas de trabajo son una herramienta para que las empresas consigan sus objetivos de negocio de manera más rápida y eficiente, a la vez que logran un mayor compromiso y satisfacción de sus empleados”, subrayó María López, managing director y socia de Boston Consulting Group (BCG), donde lidera la iniciativa Women@BCG en España y es responsable de health care y experta del área de organización y personas. López incidió en que, más allá de las metodologías, lo más relevante es “el cambio cultural y de principios que conllevan estas nuevas formas de trabajo”.

Aunque la tradicional comunicación en cascada podía funcionar en momentos de baja disrupción e incertidumbre, en el actual escenario irrumpe un nuevo modelo de liderazgo. “Se basa conceptualmente en invertir la pirámide: evolucionar desde líderes que mandan desde arriba a base de autoridad y control hacia líderes con vocación de servicio, cuyo principal objetivo es establecer una visión clara y ambiciosa y movilizar a la organización para extraer todo su potencial”, explicó la socia de BCG.

De esta forma, la comunicación dentro de los equipos se ha convertido en un elemento vital. Además, “la transparencia es un aspecto muy importante en este nuevo estilo de liderazgo, que es la única manera de liderar ahora mismo”, destacó Stefanie Granado, directora de la unidad de negocio de oncología de Takeda en Europa y Canadá. Sólo así pueden reforzar las empresas el compromiso de sus empleados con su propósito, aunque todavía existen retos pendientes. Entre otros, Granado matizó que “aún tenemos que aprender a ser creativos e innovadores en un entorno virtual o híbrido”.

Las compañías también han buscado fórmulas para combatir los aspectos negativos del teletrabajo, como las reuniones virtuales de carácter distendido. “La dificultad para separar la vida profesional y personal es una de las cosas que peor ha llevado la gente”, afirmó Beatriz Reyero, vicepresidenta global de estrategia y conocimiento del consumidor de eBay. En el apartado positivo, “he percibido una inclusión mayor de personas de distintas geografías en muchas reuniones importantes: ya no es necesario estar en el mismo sitio y, en términos de diversidad, es algo que los empleados valoran”, concluyó Reyero.