• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

La banca privada cierra el año del Covid-19

El diario EXPANSIÓN ha reunido a los responsables de las principales entidades nacionales en el encuentro digital 'Perspectivas de la Banca Privada para 2021'.

​El año 2020 se presentaba como un ejercicio de consolidación y continuidad para los buenos resultados que la banca privada venía obteniendo en los últimos años. Sin embargo, la volatilidad en los mercados se disparó ya desde el primer trimestre, en respuesta a la sucesión de eventos inesperados que desencadenó la pandemia. La banca privada ha tenido que adaptarse con rapidez a la situación poniendo el foco en la digitalización y el servicio al cliente.
En cuanto al futuro del sector en España, los responsables de los segmentos de banca privada de las principales entidades nacionales coincidieron en que el modelo es resiliente gracias a su aportación de valor. Así lo indicaron durante el encuentro digital Perspectivas de la Banca Privada para 2021, que organizó EXPANSIÓN con la colaboración de M&G Investments. El encuentro sirvió para hacer balance del año y reflexionar acerca de los retos y tendencias del sector, así como las perspectivas de cara a 2021.
 
Transformación
Los expertos comentaron que el Covid-19 ha acelerado la transformación digital en estas unidades de negocio. "Ya antes de 2020, los grandes retos para la banca privada eran la diferenciación, la digitalización y la preservación de márgenes", apuntó Alicia García, directora de M&G Investments. Asimismo, añadió que "la pandemia ha cambiado el perfil de banca privada, que en algunos casos se ha vuelto más conservador, y hemos visto un aumento en el nivel de los depósitos".
Todas las entidades han percibido este aumento, "que no deriva tanto de un incremento de la aversión al riesgo sino del crecimiento del ahorro como consecuencia de un menor consumo", precisó Víctor Allende, director ejecutivo de banca privada de CaixaBank. Acerca de los cambios en la banca privada, Allende hizo hincapié en que "estos son años determinantes de una transformación histórica del modelo, que antes se basaba en la comercialización de instrumentos y ha virado hacia un negocio de servicios con una aportación de valor gigantesca".
Al mismo tiempo, "el hecho de que la digitalización se acelerase a raíz de la pandemia ha intensificado la relación con los clientes, elevando la confianza y generando mayor retención", explicó Jorge Gordo, director corporativo de banca privada de BBVA. En cuanto a las diferentes temáticas, el responsable de BBVA subrayó que "la gestión de riesgos es cada vez más importante en el mundo de la inversión y la sostenibilidad es sobre todo un asunto de gestión de riesgos a futuro".
Ante el actual escenario de tipos bajos y de políticas expansivas por parte de los bancos centrales, los clientes demandan nuevas soluciones. "El cliente necesita que le ofrezcamos soluciones para su patrimonio, y en esta situación es necesario buscar alternativas. No hay recetas mágicas: debemos estar cerca del cliente y ofrecerle la máxima calidad en el servicio", puntualizó Yolanda Cerrato, directora de banca privada de Bankinter. Además, agregó que "la gestión global del patrimonio de los clientes, la sostenibilidad y la digitalización son los pilares en los que nos apoyamos para hacer frente a la pandemia".
En la misma línea, "nos hemos visto obligados a buscar otras ideas para generar valor y hemos puesto el foco en los productos alternativos, porque creemos que son los que mejor complementan las carteras de los clientes con una visión distinta de la tradicional", aseguró Marta Alonso, directora de banca privada de Bankia, que aludió tanto al capital riesgo como a las infraestructuras o el inmobiliario. Alonso recalcó que uno de los principales retos de futuro pasa por "poner en valor el modelo de asesoramiento y la gestión discrecional".
En cuanto al impacto de la pandemia sobre las entidades, Adela Martín, directora de banca privada de Banco Santander, aseveró que "nos ha afectado tanto en el tipo de relación como en el modelo de gestión del cliente, así como en el apetito de riesgo: unos han visto una oportunidad en esta crisis mientras que otros han decidido ser más conservadores". Martín manifestó que "son momentos para que los clientes pongan sus inversiones en manos profesionales: la diversificación funciona y es clave contar con un buen asesoramiento".
En este sentido, "hemos visto cómo cada vez más clientes se dejan asesorar y también hemos aumentado mucho en gestión delegada", indicó Pedro Dañobeitia, director general de SabadellUrquijo Banca Privada. Las entidades señalan que se está produciendo un incremento en las carteras delegadas, incluso en el caso de clientes conservadores que nunca habían dado ese paso. Dañobeitia concluyó que "la banca privada es el gran negocio para los próximos años frente a la situación de tipos de interés y el entorno que vamos a tener".