• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

EXPANSIÓN analiza la sostenibilidad y la RSC

Según han afirmado los expertos durante el encuentro especializado, las empresas redoblan su compromiso con los desafíos sociales, ambientales y de buen gobierno corporativo.

En línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030, hace años que las compañías han entendido que deben reformar su estrategia y adaptar su modelo de negocio para estar a la altura de la transformación que demanda la propia sociedad. En este sentido, el compromiso social, ambiental y de buen gobierno se ha convertido en la manera de dar respuesta a las nuevas expectativas de los ciudadanos y consumidores.

En 2020 las empresas han dado un paso al frente y han asumido una responsabilidad adicional en la lucha contra la pandemia, sobre todo en su vertiente social. Así, la crisis sanitaria ha afianzado la presencia de la sostenibilidad en la hoja de ruta de las organizaciones. Estas cuestiones protagonizaron el VII Observatorio sectorial sobre Responsabilidad Social Corporativa y Sostenibilidad, que organizó EXPANSIÓN en colaboración con Inditex, Ferrovial, Leroy Merlin, Seat, Chiesi, Telepizza, Reale Seguros, Vicky Food, Cellnex y Forética.

Agenda social
Al margen de su impacto sobre la economía, el Covid-19 ha tenido otros efectos como la digitalización acelerada de las empresas y los cambios en los hábitos de consumo. “La agenda ambiental había tenido mucho peso durante los últimos años, pero la pandemia ha puesto de manifiesto la importancia de cuidar también los aspectos sociales”, afirmó Jaime Silos, subdirector de Forética. Los índices bursátiles han mostrado que aquellas compañías con competencias avanzadas en la dimensión social han tenido un rendimiento destacado. Así, Silos subrayó que “los inversores han visto que estas empresas son más resilientes y capaces de adaptarse mucho mejor a entornos de incertidumbre como el actual”.

“La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que somos frágiles y que el equilibrio entre el ser humano y el medio ambiente es muy delicado: los agentes económicos y sociales debemos cuidar nuestro impacto en el entorno”, planteó José Vicente Castell, director de Relaciones Institucionales y RSC de Vicky Food. Asimismo, Castell indicó que “la continuidad de las empresas a largo plazo no es posible si no incluimos la responsabilidad social y el buen gobierno en nuestros modelos de negocio”.

Desde su propia actividad, cada compañía trata de encontrar su propósito y su manera de aportar a la sociedad. “Las redes de telecomunicaciones están llamadas a jugar un papel clave para la vertebración del territorio y una distribución más homogénea de la actividad industrial”, destacó Àngels Ucero, management system director de Cellnex. El operador de infraestructuras puede contribuir a cerrar la brecha digital y garantizar el acceso a la educación y al empleo de todas las personas.

“La RSC y la sostenibilidad constituyen un pilar fundamental en la estrategia de la compañía”, dijo la responsable de Cellnex, que ha desarrollado proyectos basados en la conectividad como la colocación de sensores en viviendas de familias en riesgo de exclusión social, con el fin de reducir la pobreza energética y mejorar su bienestar.

Por otra parte, “las infraestructuras de transporte y la movilidad tienen una gran importancia para el desarrollo económico, social y el intercambio cultural de la humanidad”, aseveró Francisco Polo, director de Comunicación y Reputación Corporativa de Ferrovial, con infraestructuras que deben ser sostenibles, contribuir a la descarbonización y tener un compromiso con el cambio climático. El representante de Ferrovial agregó que “la comunidad internacional reconoce que las buenas empresas tienen un papel en la mejora de las condiciones de vida de los habitantes del planeta”.

En paralelo, el sector farmacéutico ha centrado el foco de atención en 2020. “Queremos ser un agente de cambio aportando soluciones a los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad principalmente en tres ámbitos: salud, bienestar y sostenibilidad”, remarcó Carmen Basolas, directora de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Chiesi. La compañía tiene el compromiso de minimizar el impacto ambiental de los aerosoles de gas propelente: con una inversión de 350 millones de euros, en 2025 pondrá en el mercado el primer producto de este tipo con la misma huella de carbono que los inhaladores de polvo seco. “Nuestra RSC se transforma en el concepto de valor compartido”, añadió Basolas.

Del mismo modo, “el ciudadano consciente va a ser el protagonista del cambio de aquí en adelante: las empresas tenemos el deber y la oportunidad de empoderarlo”, manifestó Rodrigo de Salas, director de Comunicación, Identidad Corporativa y Negocio Responsable de Leroy Merlin España. La multinacional francesa se centra en la reducción del impacto ambiental de su actividad y busca ejercer una influencia positiva sobre su entorno: “Nuestro negocio ya no tiene como único objetivo transformar productos en dinero sino empoderar a las personas para generar un impacto positivo”.

La inclusión también es un aspecto determinante en el seno de las organizaciones. “Contar con todos sin ninguna discriminación de edad, género y condición nos hará más fuertes y con la cohesión que es necesaria en este momento”, dijo Pilar Suárez-Inclán, directora de Comunicación Institucional y RSE de Reale Seguros. Desde la aseguradora de origen mutualista, Suárez-Inclán recalcó que “nos hemos centrado en temas como la diversidad de género y edad, el impacto ambiental y la puesta en valor de la sostenibilidad que desarrollamos”.

La industria de la automoción también vive su propia transición hacia una movilidad más limpia. “En los próximos diez años tendrá lugar una transición hacia el vehículo eléctrico. Estamos convencidos de que será una de las principales disrupciones de las últimas décadas y la tecnología determinante en el futuro”, señaló Edgar Costa, responsable de Sostenibilidad de Seat, que incidió en la importancia de la colaboración público-privada para afrontar estos retos. Costa apuntó que “la electrificación no sólo nos permite contribuir a la mejora de la calidad del aire; también nos ayuda a reducir nuestras propias emisiones en otras fases de la cadena de valor”.

En definitiva, “las generaciones actuales y las necesidades de nuestro entorno hacen que cada vez resulte más clara la necesidad de operar de manera responsable, ética y transparente”, declaró Miguel Justribó, chief purpose officer de Food Delivery Brands (antes Grupo Telepizza).

El grupo hace especial hincapié en su política de igualdad y de fomento de la diversidad. Justribó concluyó que su estrategia de RSC se sostiene en cuatro pilares: “la inclusión sociolaboral de colectivos en riesgo de exclusión, el apoyo a causas sociales, el fomento de la educación y la lucha contra el hambre”.