• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

España busca encabezar la transición al 5G

Durante un panel de expertos organizado por EXPANSIÓN, se ha analizado cómo nuestro país avanza hacia su Ley de Ciberseguridad 5G, que busca liderar el despliegue de esta tecnología.

​Vodafone y Huawei realizaron en febrero de 2018 la primera llamada de la historia utilizando la tecnología 5G. Concretamente, la conexión se estableció entre la ciudad barcelonesa de Castelldefels y Madrid. Poco más de un año después, en junio de 2019, España fue uno de los primeros países europeos en desplegar el 5G comercial. Hoy, sigue siendo el país de la Unión Europea que cuenta con más ciudades con cobertura de 5G, con un total de 39, y también es el que más pruebas piloto ha llevado a cabo, según indica el Observatorio Europeo del 5G.

Aunque muchos de los nuevos servicios aún están por desarrollarse, existe consenso en cuanto a que el 5G tendrá un efecto transversal sobre distintas industrias y será clave en la transformación digital de la sociedad y la economía. De hecho, cada euro que se invierta en desarrollar casos de uso de 5G generará otros cuatro de beneficio en Europa durante los próximos 15 años, como refleja un estudio de Ericsson, Qualcomm y la consultora Analysys Mason. Las perspectivas para la quinta generación de telefonía móvil en España se debatieron en el encuentro digital 5G: Revolución del paradigma de las comunicaciones, desarrollo actual e implicaciones económicas, que organizó EXPANSIÓN en colaboración con Huawei.

Subastas
“Para el desarrollo y la implementación de la tecnología 5G, resulta fundamental la evolución de las infraestructuras y redes de telecomunicaciones, y la disponibilidad de frecuencias en los tiempos adecuados”, manifestó Antonio Fernández-Paniagua, subdirector general de Planificación y Gestión del Espectro Radioeléctrico en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales. En las próximas semanas, el Gobierno lanzará la subasta de la banda de 700 megahercios (Mhz), clave para mejorar la cobertura de 5G en zonas rurales y en el interior de los edificios, y que ha recibido quejas por parte de los operadores por el alto precio fijado.

Además, Fernández-Paniagua se refirió al anteproyecto de Ley de Ciberseguridad 5G, una iniciativa que pretende “establecer requisitos de seguridad específicos para el despliegue y la explotación de redes 5G, así como contribuir a la seguridad nacional y la autonomía digital europea impulsando la diversificación de suministradores y la limitación de dependencia de suministradores de alto riesgo”. El subdirector general de Planificación y Gestión del Espectro Radioeléctrico recalcó que “el objetivo es que se pueda aprobar esta ley lo antes posible” para crear el entorno adecuado y consolidar “la posición avanzada de España” en el desarrollo del 5G.

Sobre estos requisitos de ciberseguridad, “es muy importante reducir la incertidumbre sobre cuáles serán las medidas obligatorias a cumplir para que los operadores y suministradores podamos comprometernos en planes de inversión”, comentó José Ángel Capote, director de Márketing y Estrategia de Red para Pperadores de Huawei España. Sin embargo, Capote advirtió que “en caso de que alguna medida de la ley restringiese la competencia, podría provocar que, en un mercado con un número limitado de participantes, aumenten los costes del despliegue de 5G e incluso retrasar la disponibilidad en entornos rurales”.

La norma también concretará las obligaciones de las operadoras en el plano del análisis y la gestión de riesgos. “En un entorno ubicuo como el del 5G, con capacidades de computación al borde de la red, es necesario tratar las amenazas y el perímetro de exposición”, señaló Antonio Requena, socio responsable de consultoría para el Sector de Telecomunicaciones de PwC. Asimismo, incidió en que “es muy interesante establecer esa estrategia de diversificación desde el punto de vista no sólo del riesgo sino también de la continuidad del negocio”.

En la misma línea, “el anteproyecto de ley es muy positivo de cara a la sociedad”, afirmó José Antonio Portilla, vocal de la junta directiva del COIT (Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación) y director del observatorio ISDEFE-UAH en TIC y Avance Digital. “El hecho de que tengamos una ley que incide en estos aspectos de seguridad, privacidad y continuidad del servicio contribuye a la tranquilidad de los usuarios y, por lo tanto, a la potencial difusión de esta tecnología”, aseveró Portilla.

Retos
Entre los principales desafíos que afronta España, “tenemos la oportunidad de sacarle partido a la tecnología si hallamos el modo de encontrar ese modelo complementario de negocio más allá de la pura conectividad”, destacó Narcís Cardona, director del iTeam (Instituto de Telecomunicaciones y Aplicaciones Multimedia) de la Universidad Politécnica de Valencia. Cardona explicó que “si conseguimos profundizar en la aplicación del 5G en la industria y otros sectores, aterrizando los casos de uso en modelos de provisión de servicios, habremos dado respuesta a un reto más importante que la cobertura o el despliegue en sí mismo”.

Por su parte, Federico Ruiz, director del Observatorio Nacional 5G, remarcó que “como industria, el gran desafío que tenemos es gestionar lo desconocido”. Además de destacar el esfuerzo de transparencia en el anteproyecto, Ruiz puso en valor que “el reto también es tecnológico: la ciberseguridad y el despliegue de redes con latencia mínima son desafíos tecnológicos considerables”.

No obstante, “las empresas europeas que realizarán el esfuerzo inversor de las nuevas redes se encuentran en una desventaja comparativa con sus pares de Estados Unidos y países asiáticos”, dijo Víctor Calvo-Sotelo, director general de DigitalES, la patronal que agrupa a las principales empresas del sector de las telecomunicaciones, tecnología e innovación digital en España. Calvo-Sotelo concluyó que “debemos poner en marcha todas las medidas necesarias –regulatorias, fiscales o de estímulo general– para que puedan acometer con solvencia el reto al que se enfrentan”.